Última actualización: 12/12/2017, 14:03
Solidaridad Digital está elaborado por Inserta

Nacional

Menos de un tercio de las personas con problemas de sueño van al médico

Aunque existen unas cien patologías del sueño, la más frecuente es el insomnio

Servimedia / Madrid- 17/03/2017

Menos de un tercio de las personas con problemas de sueño buscan ayuda profesional, según señaló la Sociedad Española de Neurología (SEN), en la víspera del Día Mundial del Sueño que este año tiene como lema: 'Dormir profundamente, nutre la vida'. Estimamos que entre un 20 y 48% de la población adulta sufre, en algún momento, dificultad para iniciar o mantener el sueño y que en al menos un 10% de estos casos se debe a algún trastorno de sueño crónico y grave", señaló el doctor Carles Gaig Ventura, coordinador del Grupo de Estudio de Trastornos de la Vigilia y Sueño de la Sociedad Española de Neurología (SEN).

 

Aunque existen unas cien patologías del sueño, la más frecuente es el insomnio, con una prevalencia de entre el 20 y el 30%. Le siguen el síndrome de las piernas inquietas, que afecta aproximadamente a un 5% de la población y el síndrome de apneas-hipopneas del sueño (4-5%).

 

Pero también hay otros trastornos de sueño que, aunque menos frecuentes, afectan seriamente a la población. Entre ellos, la narcolepsia, que padecen unas 25.000 personas en España y que produce al enfermo episodios de sueño irresistibles durante el día, o las parasomnias, que implican movimientos anormales y antinaturales en el sueño.

 

"Sin embargo, el diagnóstico de estas enfermedades es aún bastante escaso. Por ejemplo, calculamos que el 90% de los pacientes con apnea del sueño, el 90% de las personas con el síndrome de las piernas inquietas y entre el 60% y el 80% de los pacientes con narcolepsia no están diagnosticados. Los desórdenes del sueño se pueden prevenir y tratar, pero para ello es necesario tener diagnósticos precisos", destacó el doctor Gaig.

 

Además alertó de que "los fármacos hipnóticos tomados de forma habitual y sin control médico pueden tener muchos efectos secundarios, algunos realmente graves, como es el caso de las benzodiacepinas".

 

Concluyó que dormir es fundamental para el correcto funcionamiento del sistema nervioso. Cuando no se duerme adecuadamente hay un menor rendimiento cognitivo, baja la concentración y se pueden producir fallos de atención y de memoria, cambios de humor y alteraciones en el proceso de toma de decisiones. Pero no solo se ve afectada la capacidad intelectual y el rendimiento, no dormir bien también aumenta el riesgo de hipertensión y la probabilidad de agravar y/o desarrollar otro tipo de enfermedades.

Compartir
icono de facebook para compartir icono de facebook para compartir

Comentarios

No hay comentarios asociados a la noticia

Tu comentario

Solidaridad digital financiado por fundación ONCE y Unión Europea