Última actualización: 21/08/2017, 12:44
Solidaridad Digital está elaborado por Inserta

Nacional

Casi veinte millones de mascotan habitan en nuestros hogares

Sobre todo perros

Redacción / Madrid- 17/03/2017

En España hay cerca de 20 millones de mascotas: 5.147.980 perros, 2.265.980 gatos, 5.320.000 aves, 3.950.000 peces y 2.030.000 de otras especies (reptiles, roedores, etc.), según un informe de la Asociación Madrileña de Veterinarios de Animales de Compañía (Amvac). Un 39,7% de los hogares españoles posee al menos una mascota, siendo el perro el animal de compañía preferido (21,9%), lo cual supone un incremento en el número medio de perros por hogar respecto al censo de 2012 (1,31).

 

Las cifras reflejan una evolución a la baja en el caso de los gatos, con un 8,2% de viviendas con gatos en 2015 frente al 9,5% de 2012, con una bajada del número medio de gatos por hogar (1,54 en 2015 y 1,60 en 2012).

 

En el censo de 2015 aumenta la presencia de otras mascotas, principalmente aves y peces. En porcentaje son los hurones y los reptiles los que más suben. Hámsteres y las tortugas acuáticas disminuyen respecto al mismo estudio de 2012.

 

En referencia al tamaño de los perros, algo más de la mitad de las familias con perros los prefieren de tamaño pequeño, mens de 10 kilos, y dentro de estos los de menos de 5 kilos. Además, la mayoría de los perros (63%) de los hogares son de raza, siendo los Yorkshire Terrier la raza con mayor presencia. Le siguen a distancia el Pastor alemán, el Bichón, el Chihuahua y el Labrador Retriever, que es la raza más popular en el mundo. En el caso de los gatos, el 20% de los hogares tienen gatos de raza. Destacando el Siamés y el Persa como las preferidas.

 

Respecto al gasto medio que acarrean las mascotas, incluyendo conceptos como veterinario, medicamento, limpieza y comida, es de 2,23 euros al día en el caso de los perros y de 1,47 en el de los gatos, mientras que en el resto de la mayoría de mascotas es algo inferior.

 

El informe también incluye datos sobre las clínicas veterinarias y asegura que consolidan el crecimiento en ingresos por tercer año consecutivo, mejorando los números de 2014 y 2015. Sin embargo, en el año 2013, con la repercusión de la subida del IVA de los servicios veterinarios del 1 de septiembre de 2012, "el sector tocó fondo". En este periodo se estiman que cerraron 730 centros veterinarios.

 

En el conjunto del 2016, las clínicas españolas vieron crecer sus ingresos en un 7,4%. Según la Asociación Nacional de Comercio de Animales de Compañía (ASAC), en España hay cerca de 5.000 tiendas especializadas y unas 6.000 clínicas veterinarias.

 

Además, el documento afirma que la subida del IVA de los servicios veterinarios del 8% al 21%, en plena crisis económica, ayudó a originar "la mayor caída de facturación de las clínicas veterinarias, el cierre de numerosos centros y un descenso significativo del número de visitas a las clínicas veterinarias".

 

Añade que "esta situación puede desembocar en un problema de salud pública, ya que si los animales visitan menos los centros veterinarios su estado sanitario es más deficiente. Bajar el umbral sanitario de la desparasitación externa e interna y vacunaciones, supone un peligro de transmisión de las enfermedades zoonóticas, es decir aquellas que son compartidas por animales y personas".

 

Finalmente, hace alusión a la formación de profesionales e indica que España es junto con Italia el país europeo con mayor número de facultades de veterinaria, 12, (más del doble de lo recomendado) de las que salen cada año 1400 veterinarios. Francia y el Reino Unido, con censos de animales y habitantes superiores, tienen menos de la mitad de facultades. "Este exceso de profesionales hace que o bien tengan que salir fuera para ejercer, o bien que tengan que competir en un mercado muy copado, con la consiguiente alteración de precios y disminución de sueldos".

Compartir
icono de facebook para compartir icono de facebook para compartir

Comentarios

No hay comentarios asociados a la noticia

Tu comentario

Solidaridad digital financiado por fundación ONCE y Unión Europea