Última actualización: 24/11/2017, 10:08
Solidaridad Digital está elaborado por Inserta

Nacional

Cada día fallecen cien personas dependientes en España sin recibir su prestación

Y la situación, lejos de paliarse, se agrava

Servimedia / Madrid- 13/09/2017

El presidente de la Asociación de Directores y Gerentes de Servicios Sociales, y del Observatorio Estatal para la Dependencia, José Manuel Ramírez Navarro, aseguró hoy en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) que cada día fallecen cien personas dependientes en España sin recibir su prestación. Ramírez presentó en Santander el 'Estudio del Gasto del sistema de Atención a la Dependencia' en el encuentro 'Diez años de la Ley de Dependencia: Balance y retos del futuro' en la UIMP.

 

El presidente del Observatorio Estatal de la Dependencia aseguró que su organización ha tenido acceso a datos oficiales de financiación al Sistema de Atención a la Dependencia que las Comunidades Autónomas remiten al Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, "estadísticas que se deberían hacer públicas por una cuestión de transparencia".

 

En este sentido, remarcó que "España cuenta con 315.000 personas dependientes sin atención, pese a tener derecho a esta prestación. El propio Ministerio reconoció en 2016 que en nuestro país murieron 40.000 personas sin recibir la protección a la que tienen derecho, lo que se traduce en cien personas fallecidas al día".

 

Según este estudio, "pese a que la Ley de Dependencia establece que la financiación se debe repartir a partes iguales entre el Estado y las comunidades autónomas, la realidad es que el pasado año el Gobierno central solo financió el 17% de la inversión en dependencia, por el 83% que aportaron los gobiernos autonómicos".

 

Ramírez afirmó que "el porcentaje que aporta el Estado, lejos de aproximarse a lo estipulado por la normativa, no para de bajar".

Compartir
icono de facebook para compartir icono de facebook para compartir

Comentarios

No hay comentarios asociados a la noticia

Tu comentario

Solidaridad digital financiado por fundación ONCE y Unión Europea