Compartir en redes sociales

Casi 30 millones de bebés nacieron en países en guerra en 2018

Infancia

20 Sep 2019

Según datos de Unicef

Casi 30 millones de bebés nacieron en países en guerra en 2018

Servimedia /

Más de 29 millones de bebés nacieron en áreas afectadas por conflictos en 2018, lo que supone que más de 1 de cada 5 bebés en todo el mundo pasaron sus primeros momentos de vida en comunidades afectadas por el caos de la guerra

Así lo puso de manifiesto este viernes Unicef, tras pedir más apoyo para los progenitores y familias con niños pequeños a su cargo en estos países.

Somalia, Sudán del Sur, Siria, Afganistán y Yemen son algunos de los estados en guerra donde más padecen los niños recién nacidos.

Según Henrietta Fore, directora ejecutiva de Unicef, "todos los padres deberían poder disfrutar los primeros momentos de su bebé, pero para los millones de familias que viven en áreas en conflicto, la realidad es mucho más desoladora".

Señaló que en las zonas donde hay conflictos violentos el acceso a servicios esenciales para padres e hijos está muy limitado. "Millones de familias carecen de acceso a alimentos nutritivos, agua limpia, saneamiento o a un ambiente seguro y saludable para crecer". "Junto con los peligros obvios e inmediatos que esto conlleva, los impactos a largo plazo de comenzar una vida en semejante lugar son catastróficos”, apuntó Fore.

Explicó que cuando "los niños pequeños experimentan momentos adversos traumáticos prolongados o repetidos en el tiempo, el sistema de control de estrés del cerebro se activa y provoca "estrés tóxico". Con el tiempo, los químicos del estrés rompen las conexiones neuronales existentes e inhiben la formación de otras nuevas, lo que implica consecuencias duraderas para el aprendizaje, el comportamiento y la salud física y mental de los niños.

En 2019 se cumple el 30 aniversario de la histórica Convención sobre los Derechos del Niño donde, entre otros puntos, los gobiernos se comprometieron a proteger y cuidar a los niños afectados por conflictos, subrayó Unicef.

Sin embargo, hoy en día hay más países involucrados en conflictos internos o internacionales que en cualquier otro momento de las últimas tres décadas, lo cual amenaza la seguridad y el bienestar de millones de niños. Hospitales, centros de salud y espacios amigos de la infancia -donde se proporcionan servicios cruciales para padres y bebés- han sido atacados en los últimos años en todo el mundo.

Por ello, Unicef exigió espacios seguros para la infancia, más apoyos a las familias y la protección efectiva de los niños, incluidos los refugiados, que viven en zonas en guerra, tal y como exige la Convención.