Compartir en redes sociales

Obesidad infantil

Infancia

15 Oct 2019

Datos de Unicef

Los hijos de hogares con menos recursos, tres veces más propensos a la obesidad que los niños ricos

Servimedia / Madrid

La proporción de obesidad en niños y adolescentes en hogares cuya persona de referencia es un trabajador no cualificado casi triplica a la de aquellos que viven en una familia donde uno de los adultos es un directivo. Así se recoge en el informe 'Malnutrición, obesidad infantil y derechos de la infancia', publicado este martes por Unicef Comité Español junto a la Fundación Gasol, con motivo de la presentación internacional del documento 'El estado mundial de la infancia 2019: Infancia, alimentación y nutrición'.

El trabajo español recoge distintos estudios, y expone que el 34,9% de los niños y adolescentes entre 8 y 16 años tiene exceso de peso, según el informe 'PASOS16' con datos referidos al Índice de Masa Corporal (IMC). En concreto, el 20,7% tendrían sobrepeso y un 14,2%, obesidad.

Con todo, esta medida arroja una prevalencia de obesidad infantil un 10% inferior a la que resultaría de calcular el coeficiente cintura/altura, por lo que Unicef concluye que "podríamos estar infravalorando la obesidad infantil".

Según la agencia de la ONU, existe "una creciente evidencia que sugiere que el estatus socioeconómico de la familia es un factor de riesgo para la obesidad infantil". La población infantil y adolescente con bajo nivel socioeconómico que vive en países industrializados y la población con alto nivel socioeconómico de los países en vías de desarrollo tienen mayor riesgo de sufrir obesidad, apunta. Por otro lado, los niños, niñas y adolescentes que viven en los entornos socioeconómicos más favorecidos de los países ricos se benefician más de las intervenciones de prevención y tratamiento del sobrepeso.

Además, habitan en entornos donde el acceso a parques y equipamientos deportivos es más sencillo, mientras que los niños de hogares menos favorecidos se encuentran en barrios peor dotados, donde también hay más disposición de alimentos insanos.

EL SUR DE EUROPA

Según un estudio que calcula el porcentaje de niños y adolescentes de 5 a 19 años con sobrepeso en 41 paises de la OCDE y la UE, España ocuparía el puesto número 10, con un 33,80% de obesidad infantil.

Esta investigación, que recopila más de 2.400 encuestas anivel mundial desde 1975, señala que Grecia (37,26%), Malta (37,11%), Italia (36,87%) y España están entre los países de la OCDE con mayor porcentaje de sobrepeso infantil y adolescente. Estados Unidos y Nueva Zelanda lideran el ranking, con 41,86 y 39,46%, respectivamente.

Otro trabajo de la OMS apunta a que los países del sur de Europa (esto es, el arco Mediteráneo salvo Francia y Turquía) son la región de la OCDE con peores índices de obesidad infantil y, sobre todo, donde más ha crecido.

El informe de Unicef contiene varias recomendaciones dirigidas a Estados, empresas y particulares, a fin de combatir la obesidadinfantil.intanfil. En primer lugar, pide a las administraciones públicas impulsar incentivos para la producción y distribución de alimentos más sanos y, al mismo tiempo, elevar los impuestos a aquellos alimentos ricos en azúcar o grasas saturadas (y evitar los subsidios cuando existan). "En su opinión, "no basta con incrementar la demanda (de alimentos sanos) si no se modifica la oferta".

También reclama que se favorezca la reformulación de los productos con ingredientes más saludables, entre otros aspectos, reduciendo su contenido en azúcares añadidos, sal y grasas saturadas, y que en los menús escolares se fomente el consumo de productos vegetales y de temporada.

A las empresas les propone disminuir su impacto ambiental con procesos de producción más sostenibles, impulsar un etiquetado comprensible y visible en todos los alimentos, desplegar una "publicidad positiva" hacia la comida sana y facilitar la lactancia materna para sus trabajadoras (por ser un factor preventivo contra la obesidad infantil).

Unicef también sugiere mejorar la formación de los padres y familiares para que promuevan hábitos saludables en sus hijos, tales como el consumo frecuente de frutas y verduras, la práctica de ejercicio físico y un descanso adecuado.