Compartir en redes sociales

Maeso

Reportaje

18 Jun 2019

Democratización de los productos de apoyo

Lo necesito, me lo hago

Rafael Olea / Madrid

Actividades como jugar al tenis, montar en bicicleta, nadar, hacer tiro con arco, remar en piragua, tocar la guitarra, subir cremalleras, comer… son posibles, por fin, gracias a una misma prótesis: Supergiz. Realizada en impresión 3D y a través de software libre, soluciona 28 peticiones formuladas a niños a los que les faltaba parte o toda la mano. Próximamente, ampliará su catálogo con nuevas soluciones, que también podrán disfrutar los adultos.

Pulpo y gadgets de SuperGifTodo empezó con el sueño de un emprendedor social, Antonio Maeso, que evidenció las posibilidades que ofrecía la impresión 3D para poder realizar prótesis de manera relativamente sencilla (con una impresora 3D) y, con ellas, facilitar la vida y poder cumplir los sueños de niños a los que les faltaba toda o parte de la mano.

Tras varios proyectos, la unión de su Asociación, 3D Héroes, con Autofabricantes, fue la simbiosis entre compromiso social e I+D+i que dio respuesta a su pasión de poder ofrecer a todo el mundo una prótesis totalmente diferente a las existentes, que generalmente se basaban en tratar de imitar la forma de una mano. La solución fue SuperGiz, palabra compuesta de ‘super’ y ‘gizmodo’ –sinónimo de gadget en inglés-.

Tras analizar las prótesis habitualmente empleadas, descubrió que “carecían de fuerza para poder realizar acciones cotidianas de fuerza, al no poderse ejercer el ‘efecto de pinza’ –como al apretar con un pulgar–, puesto que tenían una función más bien estética y sin utilidad para asir elementos. Por este motivo, decidimos junto con Autofabricantes y la Fundación Rafa Puede, realizar prótesis que no existían, más prácticas gracias al empleo de gadget intercambiables. Es decir, elementos que adoptan la forma de la palma de la mano en diferentes acciones cotidianas”, explica Maeso.

Gadgets intercambiables

3D Héroes y Autofabricantes decidieron trabajar hacia un concepto diferente de prótesis de mano y brazo en el que no se imitase la forma y función de una mano. De esta manera acabaron diseñando SuperGif, que se compone de una pieza principal que tiene forma de ‘cabeza de pulpo’ (que se aplica sobre la mano o muñón del niño) y un conjunto de gadgets intercambiables mediante un sistema de anclaje, que se utilizan para ayudar en una actividad concreta de la vida diaria de las niñas y niños, sobre todo centrados en sus aficiones y ocio.

El desarrollo del primer prototipo fue realizado para Jaime, un niño de seis años con agenesia (falta de desarrollo en la fase embrionaria) en su mano derecha y que vio la luz en junio de 2017. Este prototipo le permite realizar actividades del día a día, desde comer un yogur o abrocharse una cremallera, y disfrutar de hobis como jugar al tenis, montar en bicicleta o nadar.

Esta prótesis fue posible gracias a un grupo de expertos multidisciplinar compuesto por diseñadores especializados en tecnología 3D, técnicos de impresión 3D, terapeutas ocupacionales e ingenieros de varias ramas, quienes investigaron sobre ergonomía, sistema de enganche, usabilidad y materiales de impresión 3D adaptables y duraderos.

El responsable del Área de Diseño de Autofabricantes, Luis Carlos González, explica que “SuperGiz está desarrollado a medida de cada persona, con un material elástico pero resistente sobre el que se acoplan los gadget o accesorios que, con gran sencillez, se intercambian a voluntad”.

Para asegurar el óptimo rendimiento de SuperGiz, se han probado diversos materiales de impresión 3D, con el objetivo de comprobar su adaptabilidad y flexibilidad, así como garantizar su resistencia a los esfuerzos, el agua y la degradación. Los mejores resultados se obtuvieron en un material de impresión 3D llamado Willowflex, aunque actualmente también realizan prueban con otros. El resto de accesorios son PLA (ácido poliláctico). Ambos son orgánicos (procedentes del maíz o caña de azúcar) y, por tanto, biodegradables.

Talleres

3D Héroes y Autofabricantes han realizado diversos talleres en MedialabPrado, en los que niños con discapacidad explicaban qué acciones de ocio y deporte les gustaría hacer gracias a SuperGiz. A la vez, un equipo multidisciplinar de profesionales del mundo sanitario, ingenieros y expertos en impresión 3D, supervisados y coordinados por Autofabricantes comenzaban a trabajar en cómo diseñar gadgets para cumplir con esas peticiones infantiles.

Así, surgieron hasta 28 gadget que permiten diferentes acciones gracias a la prótesis, que van desde remar en una piragua, hasta poderse hacer una coleta. Todos los gadget de SuperGiz están en la plataforma Thingiverse junto a información sobre cómo poder imprimirlas en 3D. El ‘pulpo’ está en la plataforma ShapeDiver, para poder ser parametrizado según las dimensiones de la mano o muñón del niño y poder descargarlo para imprimir en 3D.

Resultados

Maeso explica que “gracias al seguimiento que hicimos de los niños, nos hemos dado cuenta de que no solo mejoraban sus habilidades físicas, sino que, además, a nivel emocional se les da un refuerzo importante. Por ejemplo, una de las niñas, antes al llegar a la piscina escondía la mano y ahora, sacaba su SuperGif y se convertía en la envidia de todos los niños que se la pedían y también querían realizar esa actividad con él”.

“Es un refuerzo psicológico importante para normalizar su discapacidad gracias al hacer actividades cotidianas”, añade el emprendedor social, que añade que “este proyecto no es estático y está en permanente evolución, el crecimiento de SuperGif solo tiene como límite la imaginación. Por ejemplo, recientemente unos niños les pidieron gadget para poder tirar con arco, escalar o conducir karts”.

Y no solo niños, recientemente han comenzado a mostrar SuperGif a asociaciones y fundaciones; así como también han comenzado a diseñar gadget para adultos, como por ejemplo el ‘encargo’ que les hizo Jairo, que les pidió una prótesis especializada que le permite tocar la guitarra en ‘Rebote’, su grupo de hard-rock.

 

(Reportaje publicado en 'cermi.es' 350)