Compartir en redes sociales

Aznavour y Piaf

Obituario

1 Oct 2018

El cantante tenía previsto actuar en Brusela este mismo mes

Muere Charles Aznavour a los 94 años

EPD / Madrid

Era un hombre grave, con una elegancia existencial (negro riguroso, entrecejo de piedras encanecidas), hombre de rostro tallado en madera, de voz jubilosa y entonación afrancesada de adopción. Armenio de nacimiento, Charles Aznavour, la voz francesa por emblema, ha fallecido este lunes a los 94 años en su casa de Alpilles, en el sur del país galo, según luctuoso comunicado de prensa. El cantante regresaba de una gira en Japón, después de haber cancelado varios conciertos este verano tras haberse fracturado en una caída. No era apuesto, ni alto, ni nada en estado puro. Pero sí inconfundible. Un artesano de la canción. 

Pese a su edad, Aznavour, de nombre real Shahnour Vaghinag Aznavourian, se resistía a dejar los escenarios. Estuvo en Madrid hace apenas tres años, en el Palacio de los Deportes (sin duda no el mejor de los escenarios posibles para la intensidad de sus letras, para lo olímpico de sus melodías)  y durante dos horas mantuvo la dignidad del oficio (aunque hubo poca concesión al idioma castizo). Y este mismo año en el Liceo de Barcelona. De hecho, iba a actuar en  Bruselas a finales de este mismo mes. El pasado mes de abril.

En su dilatada carrera ha vendido más de 100 millones de copias y ha pasado a la historia con temas como La Bohème, Com'è Triste Venezia o La mamma. Compuso para muchísimos otros aristas, entre oros para Edith Piaf. Entonó más de 1200 canciones y grabó alrededor de 300 discos.

Pese a trabajar desde joven en el mundo de la canción, su fama y reconocimiento tardó en llegar, para reconocerle a la postre como uno de los artistas franceses más populares de la escena internacional.
Aznavour también hizo sus pinitos en el cine, donde actuó para cineastas como Truffaut y Michael Winner. Además, prestó su música para producciones de varios países. Una de las más conocidas fue For me, formidable, que formó parte de la banda sonora de Siete almas, película protagonizada por Will Smith.

Cantó en media docena de idiomas, y era reverenciado en lugares insospechados como Cuba, donde grabó un disco hace una década junto a Chucho Valdés. Embajador permanente ante la ONU, en su ciudad natal tiene dedicadas varias estatuas y un museo.

Arraigado a los orígenes armenios de sus padres, que tuvieron que huir del genocidio, dedicó la canción Les émigrants. Un tema muy personal con el que siempre solía empezar sus conciertos y con el que envía un guiño tanto a sus padres como a millones de personas que sufrieron lo mismo. Casi dos millones de armenios fueron masacrados por el Imperio Otomano entre 1915 y 1923.

Qué tristeza sin fin...

Etiquetas