Compartir en redes sociales

Guterres

Cambio climático

3 Dic 2018

El jefe de la ONU urge a los líderes a actuar ante este "desafío" en Katowice

“El cambio climático es el problema más importante al que nos enfrentamos”

Servimedia / Madrid

El secretario general de la ONU, António Guterres, sentenció este lunes que “el cambio climático es el problema más importante” al que se enfrenta la humanidad y que se trata del “desafío sobre el cual los líderes de esta generación serán juzgados”.

Así lo destacó Guterres en la ceremonia de inauguración de la 24ª Cumbre del Clima (conocida como COP24), que se celebra hasta el próximo 14 de diciembre en Katowice (Polonia) con el objetivo principal de cerrar la ‘letra pequeña’ del Acuerdo de París para frenar el cambio climático.

“Estamos en problemas. Estamos en graves problemas con el cambio climático. El cambio climático está corriendo más rápido que nosotros y debemos ponernos al día más temprano que tarde, antes de que sea demasiado tarde. Para muchas personas, regiones e incluso países, esto ya es una cuestión de vida o muerte. Esta reunión es la más importante sobre el cambio climático desde la firma del Acuerdo de París”, así comenzó Guterres su discurso.

Guterres indicó que la comunidad internacional no está haciendo “lo suficiente” ni está movilizándose “lo suficientemente rápido” para “evitar una interrupción irreversible y catastrófica del clima”, así como tampoco se están aprovechando las “enormes oportunidades sociales, económicas y ambientales de acción climática”.

El titular de la ONU subrayó que “la ciencia exige una respuesta mucho más ambiciosa”, puesto que los 20 años más cálidos jamás registrados están entre los últimos 22 años, la concentración de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera es la más alta en tres millones de años y los compromisos de los países para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero son insuficientes porque la temperatura del planeta subiría 3ºC a finales de este siglo en comparación con la era preindustrial, lo que causaría “efectos devastadores”.

“Si fallamos, el Ártico y la Antártida continuarán derritiéndose, los corales se blanquearán y luego morirían, los océanos se elevarán, más personas morirían por la contaminación del aire, la escasez de agua plagará a una proporción significativa de la humanidad y el coste de los desastres se disparará”, apostilló.

Por ello, exigió que las emisiones de gases de efecto invernadero se reduzcan en un 45% en 2030 respecto a los niveles de 2010 y sean netamente neutreas en 2050, cuando las renovables deberían suministrar entre la mitad y dos tercios de la energía primaria del mundo.

“REGLAS CLARAS”

Guterres indicó que la Cumbre del Clima de Katowice debe “finalizar” el reglamento del Acuerdo de París, adoptado en 2015 por 195 países y la UE, con el fin de que haya “reglas claras” y se eleve la ambición climática en función de las “responsabilidades comunes pero diferenciadas” de los países. “No tenemos tiempo para negociaciones ilimitadas”, advirtió.

Además, el líder de la ONU reclamó “un progreso claro” para que los países desarrollados movilicen 100.000 millones de dólares anuales para las naciones en desarrollo a partir de 2020, así como financiación climática en energía, ciudades, uso de la tierra, agua e industria; apostar por “la economía verde, no por la gris”; eliminar los subsidios a los combustibles fósiles, invertir en tecnologías limpias, ayudar a los países insulares y proporcionar una transición justa a los trabajadores afectados por el cambio de modelo económico. “Alrededor del 75% de la infraestructura necesaria para 2050 aún está por construirse”, dijo.

En este sentido, comentó que la acción climática supone una oportunidad para “enderezar el barco y establece un rumbo para un futuro mejor para todos”, puesto que existe el conocimiento y la tecnología, pero falta “más voluntad política y un liderazgo más previsor”. “Éste es el desafío sobre el cual los líderes de esta generación serán juzgados”, recalcó.

EL TIEMPO “SE ESTÁ ACABANDO”

Guterres señaló que cumplir el Acuerdo de París supondría salvar más de un millón de vidas al año desde 2030 al reducirse la contaminación del aire y generar unos 65 millones de empleos y unos beneficios económicos de 26 billones de dólares en los próximos 12 años, ante lo cual agregó que hay “signos tempranos” de esa transformación económica. “Pero no estamos ni cerca de donde necesitamos estar. La transición a una economía baja en carbono necesita un impulso político desde los niveles más altos. Y requiere inclusión, porque todos están afectados por el cambio climático”, dijo.

Respecto a la Cumbre del Clima de Katowice, admitió que la negociación para un acuerdo no será fácil, pero añadió: “Lo que es realmente difícil es ser un pescador en Kiribati viendo a su país en riesgo de desaparecer o un agricultor o pastor en el Sahel perdiendo sus medios de vida y perdiendo la paz. O ser mujer en Dominica o en cualquier otra nación caribeña después de que un huracán destruya todo a su paso”.

“El cambio climático es el problema más importante al que nos enfrentamos. Afecta todos nuestros planes de desarrollo sostenible y un mundo seguro, próspero y seguro. Por lo tanto, es difícil comprender por qué seguimos moviéndonos colectivamente demasiado lentamente e incluso en la dirección equivocada. El informe especial del IPCC (Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático) nos dice que aún tenemos tiempo para limitar el aumento de la temperatura. Pero ese tiempo se está acabando”, avisó.