Compartir en redes sociales

Parlamento

Normativa

7 Mar 2019

Afectará a cajeros automáticos, teléfonos móviles o libros digitales

El Parlamento Europeo promueve mejorar la accesibilidad de 80 millones de discapacitados

Redacción / Madrid

Los eurodiputados votarán la semana que viene en Estrasburgo la nueva Ley Europea de Accesibilidad, cuyo objetivo es poner al alcance de los más de 80 millones de europeos con discapacidad -cinco millones de ellos en España- servicios como los cajeros automáticos, los teléfonos móviles o los libros digitales. 

Según informó este martes el Parlamento Europeo, los datos de Eurostat indican que más del 35% de la población europea con alguna discapacidad ha encontrado dificultades en cuestiones como el acceso al mercado de trabajo o a la entrada en edificios. 

La Eurocámara señala que esta cifra empeora si se analizan los datos de movilidad, que superan el 50% de insatisfacción. En este sentido, España se encuentra aproximadamente en la media europea en estos aspectos, aunque en el terreno de la movilidad supera la media europea en seis puntos. 

El Parlamento comunitario explicó que, por todo ello, la Ley de Accesibilidad, cuyo borrador de propuesta se votará en esta institución durante la sesión plenaria de marzo -del 11 al 14 de este mes- persigue la mejora en el acceso de muchos europeos a una serie de servicios. 

"UNA DE CADA SEIS PERSONAS" 

Entre estos servicios están cajeros automáticos, máquinas expendedoras de billetes y máquinas de facturación; teléfonos móviles, tabletas digitales y televisiones; servicios de comunicación audiovisual, libros digitales y comercio electrónico; algunos elementos de los servicios de transporte de viajeros; y comunicaciones electrónicas, incluido el número 112 de emergencia. 

El texto final entrará en vigor una vez que haya sido aprobado formalmente por el Consejo de Ministros de la UE. El Parlamento Europeo incidió en que, con esta iniciativa sobre accesibilidad universal, trabaja así para erradicar la discriminación "de una de cada seis personas" en los países comunitarios que tienen discapacidad. 

Se busca así "fomentar la tolerancia y respeto por la diversidad, crear una Europa sin barreras donde exista una auténtica libertad de circulación que permita a las personas con discapacidad no sólo viajar, sino participar, estudiar y desempeñar su profesión libremente en toda la Unión".

Etiquetas