Compartir en redes sociales

Zona de baño

Salud

6 Jun 2019

La mayoría en Galicia y en la cuenca media del Tajo

España es el tercer país de Europa con más zonas de baño contaminadas

Servimedia / Madrid

El agua de playas, ríos y lagos europeos fue, en general, de gran calidad el año pasado, ya que el 95,4% de esas zonas reunía los requisitos mínimos, y el 85,1% cumplió con las normas más estrictas con una nota de 'excelente', pero España forma parte del furgón de cola en el grupo de países con mayor proporción de zonas de calidad 'pobre' o contaminadas con bacterias.

Así se desprende del informe ‘Calidad de las aguas de baño en Europa en 2018’, elaborado por la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA) y la Comisión Europea y hecho público este jueves.

Para la elaboración de este informe, las autoridades locales recogen muestras de agua seleccionadas durante la temporada de baño, que se analizan para comprobar la presencia de dos tipos de bacterias indicadoras de contaminación por aguas residuales o por el ganado, lo que puede tener consecuencias negativas sobre la salud humana y provocar molestias estomacales y diarreas en caso de ingestión.

En función de los niveles de bacterias detectados, la calidad de las aguas de baño se clasifica como 'excelente', 'buena', 'suficiente' o 'pobre'. El informe de este año es una recopilación de datos recogidos en el verano de 2018, que indican la calidad de las aguas de baño prevista para 2019.

El estudio, recogido por Servimedia, incluye un seguimiento de la calidad del agua en 22.131 zonas de baño costeras e interiores de la UE, Suiza y Albania en 2018. Junto con el informe, la AEMA ha publicado un mapa interactivo en el que se muestran los resultados de todas las zonas de baño europeas.

PLAYAS Y ZONAS INTERIORES

España es el cuarto país de la UE con más zonas de baño (2.228), sólo por detrás de Italia (5.539), Francia (3.351) y Alemania (2.289), y se mantiene en esta misma posición respecto a 2017.

El 96,4% de las zonas de baño españolas cumplieron las normas mínimas de calidad del agua en 2018, ligeramente por encima de la media de la UE (95,4%), aunque España ocupa el 13º puesto en cuanto al porcentaje de sitios para darse un chapuzón con aguas de calidad 'excelente' (87,0%), por detrás de Austria Chipre (99,1%), Malta (98,9%), Austria (97,3%), Grecia (97,0%), Croacia (94,4%), Letonia (92,9%), Alemania (92,7%), Portugal (91,1%), Italia (90,0%), Bélgica (87,8%), Dinamarca (87,4%) y Eslovenia (87,2%).

Además, España cuenta con 50 lugares para bañarse con aguas de calidad 'pobre', la gran mayoría en Galicia y en la cuenca media del Tajo, una cifra sólo superada por Italia (89) y Francia (54).

El 98,8% de las playas españolas reunieron el año pasado la calidad suficiente del agua, en tanto que el 79,1% de las zonas de baño interiores también contaban con los requisitos mínimos.

Por otro lado, el informe subraya que, en general, las playas costeras de la UE obtienen una puntuación alta, con casi un 97,2% de zonas conformes a las normas mínimas y con más del 87,1% calificadas como 'excelentes'. Las aguas de baño de todas las playas de Eslovenia tenían la más alta nota de calidad. Y el 91,6% de las aguas interiores (lagos y ríos) de la UE cumplió al menos las normas mínimas y el 80,8% registró una calidad 'excelente'.

A la luz de los datos del informe, el comisario europeo de Medio Ambiente, Asuntos Marítimos y Pesca, Karmenu Vella, comentó que, en esta materia hay "numerosos retos". "Pero también debemos celebrar los éxitos verdes de la Unión Europea. La calidad de las zonas de baño europeas es una de esas historias a las que todos pueden hacer referencia. Gracias a unas buenas prácticas de análisis, presentación de informes, seguimiento y puesta en común de conocimientos técnicos, estamos seguros de que seguiremos mejorando la calidad de nuestros lugares de baño favoritos".

Por su parte, el director ejecutivo de la AEMA, Hans Bruyninckx, indicó que el informe confirma que "los esfuerzos de los Estados miembro en los últimos 40 años, principalmente en el tratamiento de las aguas residuales, han dado sus frutos". "En la actualidad, la mayoría de los europeos pueden disfrutar de aguas de baño de calidad. Sin embargo, éste es solo uno de los muchos componentes: desde la lucha contra la contaminación por plásticos hasta la protección de la vida marina, tenemos que trabajar por conseguir mares, lagos y ríos más sanos", añadió.

La contaminación del agua por bacterias fecales supone un riesgo para la salud humana, especialmente si se encuentran en zonas de baño. Nadar en playas o lagos contaminados puede originar enfermedades. Las principales fuentes de contaminación son las aguas residuales y las aguas de drenaje de explotaciones y terrenos agrícolas. Esa contaminación aumenta en caso de fuertes lluvias e inundaciones, debido al desbordamiento de las alcantarillas y al vertido de aguas de drenaje contaminadas en ríos y mares.