Compartir en redes sociales

Ilustración de una mujer obesa

12 Feb 2009

Especialmente por deficiencias en el ácido fólico

La obesidad materna incrementa el riesgo de malformaciones congénitas

Servimedia / Madrid

La obesidad de la madre incrementa el riesgo de que sus hijos tengan malformaciones congénitas según un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Newcastle (Reino Unido) que publica el Diario de la Asociación Médica Americana ("Journal of the American Medical Association").

La obesidad de la madre incrementa el riesgo de que sus hijos tengan malformaciones congénitas según un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Newcastle (Reino Unido) que publica el Diario de la Asociación Médica Americana ("Journal of the American Medical Association").

El estudio analiza los resultados de 39 investigaciones sobre este tema, y concluye que la obesidad durante el embarazo duplica las posibilidades de tener hijos con espina bífida, y, en menor medida, puede provocar defectos cardiacos, paladar hendido e hidrocefalia, una acumulación excesiva de líquido en el cerebro.

Según Judith Rankin, una de las autoras de la investigación, esto podría deberse a que la obesidad es una de las causas de la diabetes tipo 2, una dolencia que ya se ha vinculado con malformaciones congénitas de los hijos, especialmente las que afectan al sistema nervioso, como es el caso de la espina bífida.

Esta malformación también está relacionada con deficiencias de ácido fólico de la madre, que según ciertas investigaciones son más frecuentes en mujeres obesas, aunque de momento se desconoce si la administración de cantidades de esta vitamina superiores a las que se recomiendan a mujeres de peso normal para prevenir este problema, serían beneficiosas en caso de obesidad.

Un estudio realizado en 1994 por James Mills, del Instituto Nacional para la Salud Infantil y el Desarrollo Humano Eunice Kennedy Shriver, ya vinculó la obesidad durante el embarazo con las malformaciones congénitas, y concluyó que las posibilidades de tener un hijo con espina bífida se multiplicaban por 2,5 entre madres con sobrepeso, en línea con los resultados del estudio que ahora publica la Universidad de Newcastle.