Compartir en redes sociales

Dislexia

15 Ene 2009

Considera que es "un mito" de los educadores para encubrir la ineficacia

Un diputado británico niega la existencia de la dislexia

L.Vallejo / Madrid

El diputado británico Graham Stringer, del partido laborista, ha asegurado que la dislexia no existe y que se trata de "un mito" con el que los educadores de su país intentan encubrir la ineficacia de sus métodos de enseñanza, según ha publicado en la página web "Manchester Confidential".

El diputado británico Graham Stringer, del partido laborista, ha asegurado que la dislexia no existe y que se trata de "un mito" con el que los educadores de su país intentan encubrir la ineficacia de sus métodos de enseñanza, según ha publicado en la página web "Manchester Confidential Abre nueva ventana".

Stringer asegura en su artículo que si la dislexia existiera no se lograrían niveles de alfabetización del 100% en países tan distintos como Corea del Sur o Nicaragua, o en regiones de su propio país, como es el caso de Dunbartonshire, donde la implantación de un método de aprendizaje de la lectura basado en la fonética ha logrado erradicar el analfabetismo.

También critica que en el Reino Unido la dislexia se considere discapacidad y dé derecho a pensiones, que el pasado año beneficiaron a 35.000 estudiantes y tuvieron un coste cercano a 87 millones de euros para las arcas públicas.

El diputado laborista también considera injusto que el sistema educativo británico concede más tiempo para realizar los exámenes a los estudiantes a los que se les ha diagnosticado este problema.

"En lugar de admitir que sus métodos incompletos y eclécticos son la causa del fracaso escolar, el sistema educativo se ha inventado un trastorno cerebral denominado dislexia. Etiquetar a los niños como disléxicos porque obtienen malos resultados debido a que los métodos educativos no son buenos es perverso", subraya Stringer.

Estas afirmaciones han sido muy criticadas por la organización sin ánimo de lucro Dislexya Action Abre nueva ventana, que ha destacado que la dislexia es un trastorno real que afecta a 6 millones de británicos, y que no sólo dificulta la lectura y la escritura, sino también otras habilidades y aspectos del aprendizaje.