Compartir en redes sociales

Niña ciega con globo terráqueo

Inclusión

7 Jun 2019

En un evento paralelo a la II Cumbre Global de Discapacidad que se celebra en Argentina

La Fundación ONCE para América Latina y la Unión Latinoamericana de Ciegos presentan un programa que ha beneficiado a 15.000 personas

Servimedia / Madrid

La Fundación ONCE para América Latina (FOAL) y la Unión Latinoamericana de Ciegos (ULAC) han presentado su estrategia de inclusión laboral de personas ciegas o con grave discapacidad visual en la región latinoamericana, a través de su programa ‘Ágora de capacitación e inserción laboral’. Esta iniciativa ha beneficiado a más de 15.000 personas y está implantada en 12 de los 19 países latinoamericanos, con la colaboración de las administraciones de cada país.

Según informó el Grupo Social ONCE este viernes en una nota, la presentación del citado programa tuvo lugar en un evento paralelo a la II Cumbre Global de la Discapacidad que se celebra en Buenos Aires (Argentina), donde la directora general de FOAL, Estefanía Mirpuri, expuso los principales logros y objetivos de la iniciativa, señalando que Argentina es, junto a Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, El Salvador, Guatemala, México, Nicaragua, Paraguay, República Dominicana y Uruguay, ejemplo de la acción de cooperación de FOAL, “convirtiéndose en paradigma de inclusión laboral para miles de personas con discapacidad”.

A la cita asistieron también el presidente de la ULAC, Volmir Raimondi; la responsable técnico del Programa Ágora Argentina, Lucía Pestana; la representante de la Gerencia de Recuperaciones del Banco Santander Río S.A. Miriam Calvo, y el presidente de la Federación Argentina de Instituciones de Ciegos y Amblíopes (Faica), Carlos Colere.

Durante el evento se analizaron las estrategias para mejorar el acceso al trabajo de las personas ciegas, así como los logros, nuevos nichos de empleo y principales barreras que obstaculizan el acceso al terreno laboral de la población con grave discapacidad visual.

El modelo Ágora ofrece a los beneficiarios orientación profesional y laboral; cursos y talleres de formación; bolsa de trabajo, a partir de la intermediación laboral con entidades que ofertan empleo; prácticas profesionales; atención a las necesidades básicas de adaptación de puestos de trabajo y apoyo al emprendimiento, desde el diseño hasta la búsqueda de financiación, y seguimiento de la fase inicial del negocio.