Compartir en redes sociales

Plástico en el océano

Medio ambiente

7 Mar 2019

WWF pide un pacto mundial para eliminar los vertidos de plásticos al mar en 2030

La humanidad generó más plásticos entre 2001 y 2016 que en todo el siglo XX

Servimedia / Madrid

Los 16 primeros años de este siglo XXI (es decir, de 2001 a 2016) se produjeron más plásticos que en todo el siglo XX y 100 de los 396 millones de toneladas anuales que se generan actualmente en todo el mundo acaban vertidos en la naturaleza, de los cuales ocho terminan en el mar, con lo que millones de peces, aves, reptiles y mamíferos marinos mueren atrapados en las trampas de plástico o ahogados al ingerir fragmentos de este material.

Así lo destaca WWF en un nuevo informe, titulado ‘Resolviendo la contaminación plástica a través de la rendición de cuentas’ y hecho público este miércoles. Este trabajo indica que en tan sólo una generación se ha conseguido “ahogar al planeta con plástico”, tendencia que podría empeorarse en 2030, año en el que se calcula que la producción de plásticos aumente un 40%.

Por ello, WWF reclama un acuerdo global vinculante para eliminar los vertidos de plásticos a los mares en 2030, cuyas negociaciones podrían iniciarse en la IV Asamblea General de la ONU para el Medio Ambiente (UNEA-4), que se celebrará en Nairobi (Kenia) entre los próximos 11 y 15 de marzo.

El informe indica que se ha llegado a un momento decisivo en la contaminación por plásticos y las medidas adoptadas no son suficientes para evitar una catástrofe ambiental, por lo que WWF reclama a los gobiernos del mundo que inicien las negociaciones para adoptar un acuerdo global que elimine la contaminación marina por plásticos.

Esta organización indicó que 2030 es un año clave para el desarrollo sostenible porque tres acuerdos internacionales fijan para esta fecha metas decisivas y ambiciosas para detener la pérdida de naturaleza y frenar el cambio climático, así como para conseguir avances sociales.

Sin embargo, WWF recalcó que el rumbo hacia un planeta más sostenible no podrá alcanzarse si no se revierte el sistema actual de producción, uso y residuos de plástico. De hecho, según el informe, las emisiones de CO2 generadas a lo largo de todo el ciclo de vida de los plásticos podrían aumentar un 50% en 2030.

“El plástico está asfixiando el planeta y, sin embargo, su producción y vertido siguen creciendo sin cesar. Para frenar este tsunami de plástico se necesita una acción coordinada y un compromiso global con objetivos concretos. Por eso pediremos a los gobiernos de todo el mundo en la reunión de Naciones Unidas en Nairobi un Acuerdo Global y vinculante para terminar con la contaminación por plásticos de los océanos”, apuntó Juan Carlos del Olmo, secretario general de WWF España.

RECICLAR ES MÁS CARO

Por otro lado, WWF recalca en su informe que adentrarse en la producción y residuos de plástico muestra las paradojas de un sistema que ha provocado que sea más barato para las empresas producir materiales con plástico nuevo que con el reciclado.

La razón de ello es que actualmente el precio del plástico no refleja los verdaderos costes que tienen para la naturaleza y las personas, por lo que se produce cinco veces más plástico nuevo que reciclado, un material que se emplea para crear productos desechables que tienen una vida útil inferior a los tres años. Se calcula que solamente se recicla en el mundo el 9% de los plásticos y el 40% de los residuos plásticos termina en los vertederos.

“Estos datos muestran a una sociedad y una industria que consumen vorazmente este material, añadido a una infraestructura de recogida de residuos alrededor del mundo que no tiene la capacidad necesaria para hacer frente a la creciente marea de plástico. Esta situación se alimenta por la falta de un sistema de rendición de cuentas que responsabilice a gobiernos y empresas. La adopción de un ‘Acuerdo de París’ para plásticos marcaría una hoja de ruta para el desarrollo de planes nacionales con reglas y objetivos claros”, apuntó WWF.

El informe de WWF propone como soluciones reforzar las medidas actuales como la eliminación de los plásticos de un solo uso, mejorar los planes nacionales de gestión de residuos y alcanzar el 100% en la tasa de recogida, unas medidas que podrían solucionar la contaminación por plásticos en una generación, al reducir en un 57% la producción de nuevos plásticos.

Con este objetivo, WWF está impulsando una petición mundial para pedir la adopción de un acuerdo global que siga los pasos del IPCC, organismo asesor de las Naciones Unidas sobre el calentamiento global. La campaña de WWF España #NaturalezaSinPlásticos pretende llamar la atención sobre el grave problema del plástico en la naturaleza y seguirá recogiendo firmas con este fin.

Etiquetas