Compartir en redes sociales

Niños de zonas rurales

Infancia

27 Nov 2018

Según Unicef

Los niños urbanitas pobres tienen más riesgo de morir que los rurales

Servimedia / Madrid

La supuesta ‘ventaja urbana’, por la cual quienes viven en entornos urbanos tienen más recursos y, por tanto, un mejor nivel de vida que quienes habitan en el medio rural, no sería tal en el caso de los niños pobres, según un informe de Unicef, que habla más bien de “paradoja urbana” al revelar que los menores pobres tienen más riesgo de morir en las ciudades.

Así lo recoge el estudio ‘Ventaja o paradoja: el reto para los niños y jóvenes que crecen en ciudades’, elaborado por la agencia de Naciones Unidas para la Infancia, que muestra que no todos los niños se benefician de la llamada “ventaja urbana”, según la cual los habitantes de zonas urbanas viven mejor porque tienen ingresos más altos o mejores infraestructuras y servicios.

“Para los padres de zonas rurales, las razones para salir de las ciudades parecen obvias: mejor acceso a trabajos, atención sanitaria y oportunidades educativas para sus hijos”, según explicó el director de Datos, Investigación y Política de la organización internacional, Laurence Chandy.

Sin embargo, “no todos los niños de zonas urbanas se están beneficiando de la misma manera”, ya que “millones de niños que viven en ciudades salen peor parados que sus iguales que viven en el medio rural” al estar expuestos a otros factores relacionados con la pobreza, entre las que se incluye, por ejemplo, la contaminación o la violencia.

Según el informe, 4,3 millones de niños pobres que viven en ciudades tienen más probabilidades de morir antes de su quinto cumpleaños que sus iguales en zonas rurales. Asimismo, 13,4 millones de niños pobres en zonas urbanas tienen menos probabilidades de completar la escuela primaria que los del medio rural.

“Los niños deberían tenerse en cuenta en la planificación urbanística, pero en muchas ciudades son olvidados y millones de niños carecen de servicios sociales en suburbios urbanos y asentamientos informales, donde quedan expuestos a riesgos medioambientales y sanitarios debido a la superpoblación”, aseguró el responsable de Unicef.

El estudio se centra en países con ingresos medios y bajos y se estima que más de 1.000 millones de personas viven en suburbios, de las cuales cientos de millones son niños. “África y Asia se están urbanizando rápidamente, y se calcula que en el año 2030 siete de las diez mayores ciudades del mundo estarán en Asia”, recoge el informe.

La población urbana de África es la que crece más rápido, con una tasa anual de crecimiento del 3,7%. En la mitad de los países analizados, los niños más pobres de las zonas urbanas tienen dos veces menos probabilidades de acceder a servicios de saneamiento básico que los de hogares urbanos más ricos.