Compartir en redes sociales

Niños

Infancia

20 Nov 2019

A pesar de las grandes mejoras ”en áreas como la educación, el acceso a la atención médica y el agua potable

Más de la mitad de los niños del mundo sufren “violencia inimaginable”

Servimedia / Madrid

Unos 1.700 millones de menores, más de la mitad de los niños del mundo, sufren una “violencia inimaginable” según Unicef treinta años después de la ratificación de la Convención de los Derechos del Niño. Así lo denunció la ONG World Vision a través de un comunicado en el que subrayó que estos menores “todavía sufren algún tipo de violencia cada año” y abogó por que la infancia tenga “una voz real en la toma de decisiones” que lleve a poner fin a dicha situación.

Por esta razón hizo un llamamiento a la comunidad internacional para “acelerar” la implementación de dicha convención, aunque reconoció que se han producido “grandes mejoras” en áreas como la educación, el acceso a la atención médica y el agua potable.

A pesar de ello, la organización denunció que muchos de estos niños todavía sufren abusos físicos y sexuales y son obligados a convertirse en niños soldado o a casarse en lugar de ir a la escuela. Como ejemplo, mencionó el caso de los 650 millones de mujeres y niñas vivas a día de hoy que, según datos de Unicef, se han casado antes de cumplir la mayoría de edad y advirtió de que más de 120 millones de niñas, más de una de cada diez, sufrirán violación o abuso sexual antes de cumplir los 20 años.

El presidente y CEO de World Vision, Andrew Morley, admitió que tres décadas después de la ratificación del que calificó como un “trascendental” tratado, todavía “queda mucho trabajo por hacer” para proteger a niñas como Esther, a quien conoció en África Oriental.

La menor, de ocho años, soportó la mutilación genital, su familia permitió que la violaran y fue obligada a casarse con un hombre siete veces mayor que ella a cambio de seis vacas.

La ONG World Vision trabaja para garantizar los derechos de los niños a través de todos sus programas de desarrollo y ayuda humanitaria, colaborando con gobiernos, comunidades, líderes religiosos y con los propios menores para protegerlos frente a un “sin fin de amenazas y asegurar que se escuchen sus voces”, según la organización, que insistió en lo “esencial” de involucrar a los niños en la toma de decisiones.

La ONG defendió que la infancia “tiene derecho a ser escuchada y, cuando lo hace, el impacto es transformador” y, a este respecto, su líder de Incidencia Política, Daniela Buzducea, aseveró que su participación garantiza que se cumplan los derechos del niño porque los menores “son expertos en sus propias necesidades y derechos”.

Por ello, estimó que el treinta aniversario de la Convención de los Derechos del Niño es una “oportunidad” para asegurar que la próxima generación “reciba los derechos que se les prometieron” y que los logros conseguidos en estas tres décadas “sean preservados y compartidos universalmente por todos los niños”.