Compartir en redes sociales

Cambio climático

medio ambiente

29 Nov 2018

El cambio climático aumenta el ‘efecto dominó’ de la extinción de especies

Una subida de 5ºC acabaría con la mayor parte de la vida en la Tierra

Servimedia / Madrid

La compleja red de interdependencia entre plantas y animales multiplica las especies en riesgo de extinción debido al calentamiento global, hasta el punto de que apenas quedaría vida en la Tierra si la temperatura media del planeta fuera alrededor de 5ºC más alta que la de la era preindustrial.

La compleja red de interdependencia entre plantas y animales multiplica las especies en riesgo de extinción debido al calentamiento global, hasta el punto de que apenas quedaría vida en la Tierra si la temperatura media del planeta fuera alrededor de 5ºC más alta que la de la era preindustrial.

Así se recoge en un nuevo estudio dirigido por Giovanni Strona, del Centro Común de Investigación (JRC, por sus siglas en inglés), que pertenece a la Comisión Europea, y en el que también participó Corey Bradshaw, del Centro de Excelencia ARC para la Biodiversidad y el Patrimonio de la Universidad Flinders (Australia).

El estudio, hecho público este miércoles, indica que las predicciones climáticas que no tienen en cuenta ese ‘efecto dominó de coextinciones (desaparición de una especie cuando lo hace otra, como la de insectos parásitos tras hacerlo sus huéspedes) pueden subestimar hasta 10 veces las aniquilaciones de especies.

Como consecuencia directa del cambio climático, las plantas y los animales que viven en un área determinada se extinguen cuando las condiciones ambientales locales se vuelven incompatibles con sus límites vitales de tolerancia, al igual que los peces en un acuario con un termostato estropeado.

2.000 'TIERRAS VIRTUALES'

Sin embargo, hay muchos factores que evitan la pérdida de especies que van más allá de los efectos directos del cambio ambiental (y la actividad humana) que aún cuesta entender.

Strona y Bradshaw asumieron el reto de determinar la importancia de las coextinciones debido a cambios ambientales, y crearon 2.000 ‘Tierras virtuales’ que poblaron con miles de plantas y animales organizados en un sistema global de redes alimentarias interconectadas.

Luego sometieron a esos ‘planetas’ a trayectorias extremas de cambio ambiental que consistián en un ‘calentamiento global’, es decir, un aumento lineal de las temperaturas, o un ‘invierno nuclear’, esto es, un enfriamiento progresivo como el que ocurriría tras múltiples detonaciones nucleares o el impacto de asteroides. Posteriormente, rastrearon la pérdida de la diversidad de especies en dos escenarios separados hasta completar la aniquilación de la vida.

En el primer escenario sólo explicaron la extinción de una especie cuando la temperatura era demasiado alta o demasiado baja para que esa especie la tolerara. Y en el segundo también recrearon coextinciones en cascada a partir de las desapariciones causadas por el desajuste entre la temperatura local y los límites de tolerancia de las especies.

Al comparar los dos escenarios, los científicos llegaron a una estimación cuantitativa de la importancia relativa de las coextinciones en la pérdida de biodiversidad planetaria y concluyeron que no tener en cuenta las interdependencias entre especies lleva a subestimar hasta 10 veces la magnitud de las extinciones masivas provocadas por el cambio climático.

“Los conservacionistas y los tomadores de decisiones deben avanzar rápidamente más allá de un enfoque específico por especie y mirar con atención creciente las redes de interacción de especies como un objetivo fundamental de conservación. Cada vez que una especie abandona nuestro planeta perdemos mucho más que un nombre en la lista”, explica Strona.

Los investigadores también exploraron el peor escenario climático posible. Según sus simulaciones, entre 5 y 6ºC de calentamiento global (en comparación con los niveles preindustriales) sería suficiente para acabar con la mayoría de la vida en las ‘Tierras virtuales’ que crearon.