Compartir en redes sociales

Garbo

Inclusión

6 Abr 2020

La presencia femenina cayó al mínimo entre 1920 y 1950, según un análisis de 26.000 películas

La edad de oro de Hollywood fue la menos dorada para las mujeres

Servimedia / Madrid

La época llamada edad de oro de Hollywood es conocida por su brillo, glamur y películas clásicas pero investigadores de la Universidad del Noroeste (Estados Unidos) han retirado ese brillo dorado porque la industria cinematográfica estaba empañada por una grave inequidad de género que perjudicó a las mujeres entre 1920 y 1950. Por ejemplo, una de las películas más emblemáticas de la historia del cine es 'Casablanca', rodada en 1942, que tuvo presencia masculina con el director, el productor, tres guionistas y siete actores destacados.

Los investigadores llegan a esta conclusión en un estudio publicado en la revista 'Plos One' tras analizar un siglo de datos (entre 1911 y 2010) del Instituto Americano del Cine y de la base de datos Internet Movie Database (IMDb) y sentencian que la representación femenina en la industria del cine alcanzó un mínimo histórico durante la edad de oro de Hollywood.

"Mucha gente ve esta era a través de lentes de color de rosa porque Hollywood estaba produciendo muchas películas excelentes", apunta Luís Amaral, que dirigió el estudio y añade: "Argumentan que los tipos de películas que se estaban haciendo, como filmes del oeste, acción y crimen, causaron una disminución en la representación femenina. Pero descubrimos que la disminución ocurrió en todos los géneros, incluidos los musicales, la comedia, la fantasía y el romance".

Amaral, profesor de ingeniería química y biológica en la Facultad de Ingeniería McCormick de la Universidad del Noroeste, y sus colegas analizaron 26.000 películas producidas entre 1910 y 2010, y de todos los géneros (acción, aventura, bélico, biografía, ciencia ficción, cine negro, comedia, crimen, deporte, drama, familiar, fantasía, historia, misterio, musical, oeste, romance, suspense y terror), así como cortometrajes y documentales, para saber cuántas mujeres trabajaron como actrices, guionistas, directoras y productoras.

En todos los géneros, los gráficos resultantes forman exactamente el mismo patrón en forma de U. Los roles laborales de las mujeres en el cine aumentaron de 1910 a 1920 y luego cayeron bruscamente. Alrededor de 1950 volvieron a incrementarse y lo hicieron constantemente hasta 2010.

"En general, descubrimos que el porcentaje de mujeres en comparación con los hombres en cualquier trabajo fue consistentemente inferior al 50% durante todos los años desde 1912 hasta ahora", apunta Murielle Dunand, del Instituto de Tecnología de Massachusetts (Estados Unidos).

CINCO ESTUDIOS DOMINANTES

Antes de la edad de oro de Hollywood, la industria era impulsada por cineastas independientes y la participación de las mujeres subió constantemente. De 1911 a 1920, según la investigación, las mujeres representaban un 40% de los intérpretes, escribieron un 20% de las películas, produjeron un 12% y dirigieron un 5%. Para 1930, los trabajos femeninos se redujeron a la mitad y los niveles de producción y dirección se acercaron a cero.

Sin embargo, esa participación cayó después. Amaral y Dunand señalan que el sistema de estudios cinematográficos, que dominó Hollywood entre 1922 y 1950, probablemente sea el responsable del cambio. La industria pasó de un grupo algo diverso de cineastas independientes dispersos por Estados Unidos a estar copado por sólo cinco estudios (Warner Bros., Paramount, MGM, Fox y RKO Pictures), que controlaban todo.

"A medida que el sistema de estudio cae bajo el control de un pequeño grupo de hombres, las mujeres reciben cada vez menos trabajos", recalca Amaral, que agrega: "Parece que los productores masculinos contratan directores y escritores masculinos. Esto es asociación, no causalidad, pero los datos son muy sugerentes".

Sin embargo, dos demandas innovadoras hicieron que ese sistema de estudio se rompiera. Olivia de Havilland, ganadora de dos Óscar a la mejor actriz protagonista por 'La vida íntima de Julia Norris' (1946) y 'La heredera' (1949), y una de las estrellas más célebres de la década de 1940 y de la historia del cine, demandó en 1943 a Warner Bros., estudio con el que tenía un contrato exclusivo, para quedar liberada y ganó. Y el Gobierno federal de Estados Unidos demandó a Paramount Pictures en un caso de antimonopolio en 1948.

En ese momento, los estudios de cine poseían sus propios teatros y distribuían sus propias películas. Cuando la Paramount perdió, los estudios ya no podían producir, distribuir y exhibir exclusivamente sus películas.

"Estos cambios legales le quitaron el poder a un puñado de hombres y dieron a más personas el poder de comenzar a cambiar la industria", indica Amaral, antes de destacar: "Existe una conexión entre una mayor concentración de poder y una menor participación de las mujeres".

Etiquetas