Compartir en redes sociales

Mujer con móvil

Política social

3 Jul 2019

El Observatorio Empresarial contra la Pobreza asegura que se trata de “la herramienta con mayor capacidad para generar impacto social”

El móvil como principal herramienta contra la pobreza

Servimedia / Madrid

El teléfono móvil se ha convertido, según el informe ‘Tecnología con propósito’ elaborado por el Observatorio Empresarial contra la Pobreza, en “la herramienta con mayor capacidad para generar impacto social en la lucha contra la pobreza”, al suponer un dispositivo esencial en la obtención de datos y a la hora de diseñar estrategias.

En la cuarta revolución industrial, la tecnología se ha convertido en elemento indispensable en la cooperación, según explicaron este martes los autores de este informe presentado en el Caixa Fórum de Madrid y que pretende animar a las empresas a “diseñar estrategias de impacto social a través de la tecnología”.

Y es que el sector tecnológico estaría, según el informe, democratizando el acceso a oportunidades laborales y empresariales, al conocimiento y la educación, aunque asegura que todo dependerá del uso -responsable o no- que se haga de estos dispositivos, aunque concluye que suponen, en potencia, una oportunidad.

Los países en desarrollo ya estarían reduciendo la brecha digital con el resto del mundo y ya en 2017, el 62,4% de los hogares de Latinamérica y el Caribe contaban con acceso a Internet, sólo 20 puntos por debajo de la media de la OCDE, cuando la brecha en 2015 era de 40.

Según la directora de Community Investment Programs de BBVA, Lidia del Pozo, el informe sirve para que las compañías elaboren planes “para el impacto social positivo” sirviéndose de la tecnología. Por su parte, la directora de Investigación, Innovación Social y Consultoría de Fundación Codespa, Mónica Gil-Casares, aseguró que el documento presentado hoy va a “dar a conocer a la empresa el papel que puede desempeñar en esta revolución tecnológica con impacto social”.

La directora de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Aecid), Aina Calvo, señaló que el informe servirá como una de las hojas de ruta para su institución en línea con las estrategias que plantea la Agenda 2030, algo que también fue compartido por la secretaria de Estado de Comercio, Xiana Méndez. “Podemos tener la tecnología alineada con el desarrollo”, aseguró Calvo.

Asimismo, el director de la Oficina del Alto Comisionado para la Agenda 2030, Federico Buyolo, defendió que los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) necesitan “innovación y creatividad”. Y es que en base al informe, para el año 2025 el internet de las cosas podría tener un impacto de 11 billones de dólares, un 11% del PIB mundial, en los principales sectores económicos.

Tal es la importancia de la tecnología en el desarrollo de los países que, según las estimaciones del Banco Mundial -tal y como recoge el Observatorio Empresarial contra la Pobreza-, dos tercios de los empleos de los países en desarrollo son susceptibles de ser automatizados, mientras que 75 millones de puestos de trabajo podrían haber desaparecido en el mundo para 2022.

Por tanto, el observatorio asegura que las competencias tecnológicas serán indispensables. Según sus datos, sólo el 35,2% de los habitantes de África son usuarios de Internet, frente al 95% de Norteamérica.

ELECTRÓNICA PARA LAS ONG

Según el informe, los costes cada vez menores de los dispositivos electrónicos convierten a la tecnología “en una potente herramienta para que tanto gobiernos como ONG y empresas emprendan sus propios proyectos de impacto social”.

Como ejemplo, el documento del Observatorio Empresarial contra la Pobreza cita el papel del ‘blockchain’, una tecnología puntera para registrar datos de personas que podría jugar un importante papel a la hora de documentar personas refugiadas para otorgarles una identificación digital. De hecho, la Organización de Estados Americanos (OEA) ya estudia implantarlo en la identificación de personas que huyen de Venezuela.

Por eso, los autores concluyen que “el debate sobre la tecnología aparece claramente vinculado al debate sobre la desigualdad y la pobreza” y piden a las empresas que busquen vías de financiación y recursos para “garantizar el correcto desarrollo de los proyectos de impacto social” que incluyan la tecnología.

Etiquetas