Compartir en redes sociales

Entorno rural

Política social

3 Dic 2018

Este asunto centra el Manifiesto en el Día Internacional de la Discapacidad

El movimiento Cermi pide una estrategia estatal contra la exclusión en el entorno rural

Servimedia / Madrid

El Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi) y la Fundación Cermi Mujeres (FCM) reclaman la aprobación de una estrategia estatal de desarrollo rural inclusivo que permita luchar contra los elevados niveles de exclusión y carencia de recursos y apoyos que sufren las personas con discapacidad en el entorno rural, una población que supera el millón de personas en toda España. Así lo recoge el manifiesto que el Cermi y la FCM han elaborado con motivo del Día Internacional y Europeo de las Personas con Discapacidad, que se celebra cada año el 3 de diciembre.

El manifiesto se dedica este año a visibilizar las reivindicaciones de las personas con discapacidad que residen en el entorno rural, a partir de la ‘Declaración de Cuenca’, que el Comité Ejecutivo del Cermi aprobó en noviembre junto a la FCM y al Cermi Castilla-La Mancha.

De este modo, el movimiento Cermi reclama la aprobación de una estrategia estatal de desarrollo rural inclusivo, con vigencia para el próximo lustro, con enfoque de género, que promueva, planifique, programe, coordine y encauce las acciones públicas y cívicas dirigidas a las personas con discapacidad y sus familias, que residen en el entorno rural en España, a fin de mejorar su participación, acceso a derechos y bienestar social, favoreciendo su arraigo y la continuidad de la población con discapacidad en entornos rurales que actualmente corren peligro de despoblamiento y abandono.

Además, todo ello se debe realizar con arreglo al marco de referencia de la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad y los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.

Por otro lado, el Cermi y la FCM explican que un desarrollo rural inclusivo, con apoyos efectivos y sin discriminaciones ni exclusiones frente a los estándares urbanos, no puede entenderse sin la dimensión de género, que bajo un enfoque interseccional, tenga presentes y dé respuesta a las necesidades de las mujeres y niñas con discapacidad residentes en el medio rural, las más invisibles, actualmente sometidas a índices más elevados de exclusión, pobreza y violencia, así como de las mujeres cuidadoras de personas con discapacidad.

“Es absolutamente preciso promover desde la sociedad civil organizada actuaciones de empoderamiento de las mujeres con discapacidad residentes en el mundo rural, dirigidas a lograr que ninguna se quede atrás”, indica el manifiesto.

La búsqueda de nuevos yacimientos de empleo en el mundo rural, incluido el emprendimiento y la economía verde; favorecer la interacción entre el tejido asociativo de la discapacidad y las instituciones, y la puesta en marcha de fórmulas de gobernanza y colaboración innovadoras entre diferentes agentes participantes en el desarrollo rural son puntos esenciales para favorecer la inclusión de las personas con discapacidad y sus familias, agrega.

En este sentido, el movimiento Cermi señala que aportará al Foro Nacional de Despoblación el enfoque del sector social de la discapacidad en relación con las estrategias contra el despoblamiento del medio rural y planteará la necesidad de contar con estudios y análisis sociológicos y económicos suficientes que permitan conocer en profundidad la realidad de las personas con discapacidad en el entorno rural.

Etiquetas