Compartir en redes sociales

Energías renovables

Coronavirus/ Medio ambiente

11 Jun 2020

Según la ONU

Las energías renovables son más rentables que nunca gracias al coronavirus

Servimedia / Madrid

La crisis del Covid-19 ha provocado que las energías renovables sean más rentables que nunca gracias a que la pandemia ha golpeado a la industria de los combustibles fósiles, lo que brinda la oportunidad de priorizar las energías limpias en los paquetes de recuperación económica y acercar al mundo a cumplir los objetivos climáticos del Acuerdo de París.

Así se recoge en el decimocuarto informe anual 'Tendencias mundiales de inversión en energía renovable', hecho público este miércoles por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma), el Centro de Colaboración Escuela de Finanzas y Administración de Fráncfort-Pnuma para la Financiación del Clima y la Energía Sostenible, y la firma londinense BloombergNEF.

El informe muestra que el coste de instalar energía renovable ha alcanzado nuevos mínimos, lo que favorece las inversiones futuras. La capacidad de energía renovable, excluyendo grandes presas hidroeléctricas de más de 50 megavatios (MW), creció en 184 gigavatios (GW) durante 2019, un 12% más que el año anterior.

Sin embargo, la inversión creció sólo un 1% más que en 2018, hasta 282.200 millones de dólares (247.400 millones de euros). Es decir, que costó casi lo mismo instalar más capacidad de energía limpia.

El coste total o nivelado de la electricidad continúa disminuyendo para la energía eólica y solar, gracias a las mejoras tecnológicas, las economías de escala y la feroz competencia en las subastas. El precio de la electricidad en las nuevas plantas solares fotovoltaicas durante el segundo semestre de 2019 fue un 83% más bajo que una década antes.

La proporción de electricidad procedente de fuentes renovables, excluyendo las grandes centrales hidroeléctricas, subió al 13,4% el año pasado, en comparación con un 12,4% de 2018 y un 5,9% de 2009, lo que significa que las plantas de energía limpia impidieron en 2019 la emisión de 2,1 gigatoneladas de dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera.

COMPROMISOS A 2030

Por otro lado, el informe indica que los países han comprometido 826 GW de nueva capacidad de energía renovable no hidroeléctrica para la próxima década, con un coste probable de alrededor de un billón de dólares (casi 900.000 millones de euros) en 2030. Un GW equivale a la capacidad de un reactor nuclear, suficiente energía para alimentar 110 millones de lámparas LED.

Allanar el camino para limitar el aumento de la temperatura global a menos de 2ºC respecto a la era preindustrial (objetivo principal del Acuerdo de París) requeriría 3.000 GW adicionales para 2030, si bien la cantidad exacta depende de la combinación de tecnología elegida.

Las inversiones planificadas también están muy por debajo de los 2,7 billones de dólares (casi 2,4 billones de euros) comprometidos para energías renovables hasta el final de la próxima década.

"El coro de voces que pide a los gobiernos que usen sus paquetes de recuperación tras el Covid-19 para crear economías sostenibles está creciendo", apuntó Inger Andersen, directora ejecutiva del Pnuma, quien añadió: "Esta investigación muestra que la energía renovable es una de las inversiones más inteligentes y rentables que pueden hacer en estos paquetes".

Andersen recalcó que "si los gobiernos aprovechan en precio cada vez más bajo de las energías renovables para poner la energía limpia en el corazón de la recuperación económica del Covid-19, pueden dar un gran paso hacia un mundo natural saludable, que es la mejor póliza de seguro contra las pandemias mundiales.

La energía renovable ha estado consumiendo la parte dominante de los combustibles fósiles en la generación de electricidad durante la última década. Casi el 78% de los nuevos gigavatios netos de capacidad de generación agregada globalmente en 2019 fue en energía eólica, solar, biomasa y desechos, geotérmica y pequeña hidroeléctrica. La inversión en renovables, excluyendo grandes centrales hidroeléctricas, más que triplicó las de nuevas plantas de combustibles fósiles.

"La transición energética está en su apogeo, con la mayor capacidad de energías renovables jamás financiada. Mientras tanto, el sector de combustibles fósiles se ha visto muy afectado por la crisis del Covid-19, con la baja demanda de electricidad a carbón y gas en muchos países, y la caída de los precios del petróleo", apostilló Nils Stieglitz, presidente de la Escuela de Finanzas y Administración de Fráncfort.

El director ejecutivo de BloombergNEF, Jon Moore, indicó que "las crisis climáticas y el Covid-19, a pesar de su distinta naturaleza, son interrupciones que llaman la atención tanto de los responsables políticos como de los gerentes. "Ambas crisis demuestran la necesidad de aumentar la ambición climática y cambiar el suministro de energía del mundo hacia las energías renovables", sentenció.