Compartir en redes sociales

Niña atemorizada

Infancia

29 Jun 2022

África, Asia, Oriente Medio y América Latina

Unicef denuncia más de 266.000 violaciones graves contra la infancia en zonas de conflicto entre 2005 y 2020

Redacción / Madrid

Unicef denunció este martes en un nuevo informe más de 266.000 violaciones graves contra la infancia cometidas en más de 30 situaciones de conflicto en África, Asia, Oriente Medio y América Latina entre 2005 y 2020. Esta cifra represente solo una parte de todas las violaciones que se cree que se han producido, ya que las limitaciones en materia de acceso y seguridad, entre otras, y la vergüenza, el dolor y el miedo que sufren los niños y las familias supervivientes dificultan la denuncia, la documentación y la verificación de éstas.

El informe ’25 años de conflictos armados y la infancia: Actuar para proteger a los niños en la guerra’ revela que, entre 2005 y 2020, más de 104.100 niños han sido asesinados o mutilados en situaciones de conflicto armado, más de 93.000 han sido reclutados y al menos 25.7000 niños han sido secuestrados. Además, alrededor de 14.200 han sido violados, casados a la fuerza, explotados sexualmente y sometidos a otras formas graves de violencia sexual.

Entre 2016 y 2020, los agentes estatales, incluidas las fuerzas y coaliciones nacionales e internacionales, fueron responsables de al menos el 26% de todas las violaciones. En comparación, los agentes no estatales fueron responsables de hasta el 58% de todas las violaciones verificadas, lo que destaca la importancia de comprometerse con todas las partes en conflicto, incluidos los agentes no estatales, para poner fin y prevenir de forma contundente las violaciones contra la infancia.

El aumento en el número de agentes armados no estatales, el desarrollo y el empleo de nuevos medios y métodos de guerra, el uso de artefactos explosivos improvisados y otras armas explosivas, en particular en zonas pobladas, son sólo algunos de los numerosos factores que contribuyen a que hayan surgido nuevos problemas graves que dificultan la protección de los niños en situaciones de conflicto armado.

Las recomendaciones del informe, basadas en las pruebas y los análisis presentados, tienen por objeto movilizar a todas las partes interesadas, incluidas las partes en conflicto, los Estados y el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, “para proteger a los niños de forma eficaz y sostenible y acelerar la acción a nivel local, nacional, regional y mundial”.

Asimismo, pretende hacer un llamamiento a las partes en conflicto y a los Estados para que cumplan con sus obligaciones en virtud de los derechos humanos internacionales y el derecho humanitario.