Compartir en redes sociales

Compra responsable

Consumo responsable

20 Ene 2023

Seguidas de jóvenes con estudios universitarios

Las consumidoras mayores de 55 años, las más “preocupadas” por la sostenibilidad de los productos

Servimedia / Madrid

Las consumidoras con una edad superior a los 55 años son las que se muestran más “preocupadas” por la sostenibilidad de los productos y las que “más importancia” dan a este aspecto en sus decisiones de compra. Así lo desvela el I Monitor Consumo sostenible Gran Consumo No Alimentación elaborado por Procter and Gamble (P&G), fabricante de productos de consumo de marcas como Dodot, Evax, Fairy o Ariel, junto al Grupo de Investigación de Empresa, Economía y Sostenibilidad (E-SOST) de la Universidad Pontificia Comillas, según precisaron ambas entidades en un comunicado.

Según la percepción de los encuestados, las personas “más preocupadas” por el cuidado del medioambiente en sus compras y hábitos de consumo serían jóvenes con estudios universitarios, si bien la sostenibilidad de los productos es “más relevante” para las personas mayores de 55 años que para el grupo de 18 a 34 años (68% frente al 58%) y para las mujeres que para los hombres (67% frente al 60%) y en el grupo de mujeres de más de 55 años, la “importancia” que los consumidores dan a la sostenibilidad “alcanza su pico”, situándose en el 74%.

Este estudio también desvela “cuatro grandes grupos de población en función de sus actitudes hacia la sostenibilidad en sus hábitos”, en el primero de los cuales estarían las personas que no declaran interés por la sostenibilidad, que "mayoritariamente" son ‘centennials’ y ‘millennials’, con una media de edad de 32 años. El segundo grupo lo integran aquellas personas que se “decantan por evitar residuos” y está conformado “mayoritariamente” por jóvenes con una media de edad de 35 años.

Por su parte, en el grupo que demuestra “mayor interés por reciclar y ahorrar”, las personas son “mayoritariamente” adultas, con una media de edad de 42 años y en el último se encontrarían aquellas que “mayor implicación demuestran” con la sostenibilidad, “predominantemente” mujeres seniors y personas adultas con una media de 45 años. Por comunidades autónomas, Madrid (68%) y Cataluña (66%) encabezan la “preocupación” por la sostenibilidad en los hábitos de compra de sus ciudadanos.

EL PRECIO, PRINCIPAL BARRERA

La investigación también confirma que la percepción sobre el precio del producto es la “principal barrera” para realizar compras “más sostenibles”, ya que casi uno de cada dos encuestados (48%) cree que los productos “sostenibles” son “más caros que los que compra habitualmente”, mientras que el 37% indicó que el problema es la “falta de información sobre la sostenibilidad de los productos”.

Los ingredientes naturales (38%), un envasado ‘eco-friendly’ (35%) y la responsabilidad con el bienestar animal (34%) encabezan el listado de “condiciones” del producto por los que el consumidor “estaría dispuesto a pagar más”, si bien solo uno de cada cuatro (26%) estaría dispuesto a destinar más dinero a sus compras por productos de origen local.

Los hábitos sostenibles “más habituales” de los consumidores son la reducción del consumo energético (87%) y de agua (86%) y el porcentaje de españoles que recicla “habitualmente” se sitúa en el 77%. Esta práctica del reciclaje es “más importante” para los hombres que para las mujeres (80% frente al 76%), mientras que las mujeres, “especialmente” las mayores de 55 años son las que “creen más en la importancia de reutilizar cosas” (65% frente al 57% de media) y ahorrar energía y agua (81% frente al 72% de media).

Por su parte, caminar, ir en bicicleta y utilizar el transporte público resulta “más importante” para los ‘millennials’ y la Generazión Z que para otros grupos de edad (44%) y lo mismo ocurre con la compra de ropa de segunda mano (13%).

A la luz de estos resultados, el director de Sostenibilidad de P&G España, Elio Estévez, defendió que, merced al estudio, "también sabemos que el consumidor no solo es cada vez más responsable en sus hábitos de compra y consumo, sino que también es más exigente a la hora de demandar mayores facilidades para incorporar prácticas sostenibles”. Además, advirtió de que un 26% de los consumidores piensa que la sostenibilidad “es importante, pero no sabe cómo ponerla en práctica en su día a día”.

En la misma línea, la coordinadora del Grupo de Investigación E-SOST de la Universidad Pontificia Comillas, Carmen Valor, aseveró que este estudio plantea “un mapa del consumidor sostenible muy interesante” y juzgó “llamativa” la brecha generacional y socioeconómica en los hábitos de los españoles. “A mayor nivel de estudios, edad y posibilidad de conciliar la vida laboral con la personal, más compromiso con la sostenibilidad o con cuestiones como el reciclaje”, abundó, para alertar de que hay “un gran volumen" de consumidores jóvenes que "podrían ser más sostenibles, pero o no tienen información para ello o no se sienten apelados por los problemas ambientales”.

Etiquetas