Compartir en redes sociales

Maternidad

Discriminación

17 Jul 2020

Según datos el Banco de España

La maternidad penaliza a las mujeres con mermas del 28% en sus salarios

Servimedia / Madrid

Las mujeres sufren una clara penalización cuando son madres, con reducciones del 11,4% en sus salarios justo al año de haber nacido su primer hijo y que se amplían al 28% al cabo de una década, mientras que “los ingresos de los hombres apenas se ven afectados por la paternidad”.

Son cálculos facilitados este jueves por el Banco de España en un análisis elaborado por Alicia de Quinto, Laura Hospido y Carlos Sanz tomando de base una muestra continua de las vidas laborales de la Seguridad Social y usando de referencia estudios similares realizados en otros países.

Conforme a sus números, la penalización por hijo a largo plazo, que establece en el 28%, es “similar en magnitud a la encontrada en Suecia y Dinamarca, y menor que la de Reino Unido, Estados Unidos, Alemania y Austria”.

La mayor penalización que revelan todos los estudios efectuados se observa, de hecho, a largo plazo en Alemania, donde la mujer llega a perder un 61% de sus ingresos al cabo de los diez años de nacimiento de su primer hijo.

El ranking de los países analizados lo continúa Austria, con mermas salariales del 51%; y Reino Unido, cuya reducción alcanza el 44%. En Estados Unidos la estiman en un 31%, más similar al 28% calculado para España, y superior al 26% que estiman para Suiza o el 21% de Dinamarca.

El análisis pone en evidencia precisamente que la maternidad en España es de las más tardías y menos proliferas, ya que las mujeres tienen el primer hijo a los 31 años y el hombre a los 32,4 y las familias cuentan de media con 1,4 hijos.

Los más jóvenes en formar familia sería los estadounidenses, con 24,9 y 25,8 años de media para mujeres y hombres, y una media de 2,1 hijos por familia; y sería Reino Unido el país que más se acercaría a la media española, con una edad de 30 y 31,3 años, respectivamente, pero con una media de 2,2 hijos por hogar, la mayor tasa de entre los países analizados junto a Dinamarca.

Entre los factores que pueden contribuir a la brecha de género salarial por maternidad el estudio del Banco de España identifica situaciones como la reducción del número de días trabajados y cambios a empleos a tiempo parcial o con contrato temporal, algo que no suele ocurrir en los hombres con la paternidad.

No obstante, las respuestas en términos de ingresos y participación laboral varían con el nivel educativo y aquellas mujeres con formación universitaria “reaccionan a la maternidad más en el margen intensivo”, es decir, trabajando a tiempo parcial; mientras que aquellas otras sin educación universitaria “son relativamente más propensas a hacerlo en el margen extensivo” o trabajando menos días.

La maternidad agravaría así una situación de partida diferente, ya que el salario medio mensual de los hombres con datos de 2018 alcanzaba los 1.892,6 euros en España frente a los 1.281,1 euros que percibían las mujeres, aunque también ganan más aquellos con formación universitaria.

La diferencia coincide con una situación de mayor empeño profesional de los varones. Los hombres trabajan un mayor número de horas y realizan un menor uso del tiempo parcial. Solo un 4% de los varones tendrían este tipo de contrato parcial frente al 23% de las mujeres, aun cuando son estás la que cursan más estudios universitarios (un 63% frente al 53% de los hombres).

Para efectuar el análisis los expertos del Banco de España han utilizado una muestra de 543.828 empleados (264.391 madres y 279.437 padres) y casi 95 millones de observaciones mensuales de estadísticas oficiales entre los años 1990 y 2018.