Compartir en redes sociales

Desastre Filomena

Desastres naturales

25 Ene 2021

La Dirección General de Comercio y Consumo de la Comunidad de Madrid aún no ha recibido ninguna reclamación, pero sí varias consultas

Daños en vehículos y viviendas, retrasos en la entrega de envíos, caídas o cancelación de viajes, principales denuncias por Filomena

Redacción / Madrid

Las reclamaciones por daños en vehículos y viviendas, por los retrasos en la entrega de productos o el envío de paquetes, por caídas en la vía pública o como consecuencia de la cancelación de viajes o reservas de alojamiento concentran el grueso de las denuncias que han recibido estos días las organizaciones de consumidores por parte de usuarios afectados por el temporal que azotó al país con el paso de la borrasca Filomena.

Así lo avanzaron a Servimedia fuentes de Facua-Consumidores en Acción, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) y la Confederación de Consumidores y Usuarios (CECU), que confiaron en la utilidad de la declaración de zona afectada gravemente por una emergencia de protección civil aprobada en el último Consejo de Ministros y denunciaron que, en principio, ni muchos seguros privados ni tampoco el Consorcio de Compensación de Seguros cubren “percances” derivados de un evento meteorológico de este tipo.

En este sentido, el secretario general de Facua-Consumidores en Acción, Rubén Sánchez, puntualizó que el “gran problema” al que se enfrentan muchos consumidores es que no tienen cobertura aseguradora, dado que también el Consorcio de Compensación, que cubre “circunstancias extraordinarias, excluye coyunturas como ésta”.

Otro de los escenarios que planteó es que el seguro privado contratado dé lugar a “dudas” sobre la posible cobertura de estas situaciones. “Si el consumidor interpreta que sí lo cubre y la aseguradora dice que no, entraríamos a evaluar si la última está intentando eludir responsabilidades y batallaríamos para reclamar las indemnizaciones, cantidades o reparaciones que correspondan”, abundó.

En el caso de accidente en vía pública o daños en vehículos por caída de ramas de árboles en mal estado con anterioridad a la nevada, subrayó que, “en teoría”, la administración competente debería compensar al usuario afectado con una indemnización por daños y perjuicios en caso de que hubiera habido “negligencia o dejación de funciones” por su parte.

FALTA DE PREVISIÓN

Tras denunciar la “falta de previsión” y la “reacción extraordinariamente lenta” de la Comunidad de Madrid para intervenir ante una nevada de estas características “con la celeridad debida”, lamentó que algunas administraciones que han actuado con “negligencia” puedan usar el “truco” de recurrir al fondo vinculado a la declaración de zona afectada gravemente por una emergencia de protección civil.

A este respecto, Sánchez urgió a “monitorizar de dónde sale el dinero en cada caso para las indemnizaciones”, al considerar que es posible que algunas administraciones “puedan desentenderse de responsabilidades propias por no haber hecho lo que les correspondía”.

Por su parte, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), hizo hincapié en que, en caso de sufrir un “siniestro claramente extraordinario”, además de comunicarlo a la aseguradora, es aconsejable ponerlo en conocimiento del Consorcio de Compensación de Seguros “inmediatamente, lo antes posible”, aunque coincidió en que éste no cubre todos los riesgos, aplica periodos de carencia e indemniza según lo contratado en la póliza privada.

El grueso de las reclamaciones que ha recibo esta organización tras el paso de Filomena se ha centrado hasta ahora en las denuncias por retrasos en la entrega de productos, problemas con los suministros, anulación de pedidos, cancelación de alquiler coches y vuelos, problemas con el plazo de devolución de artículos y cancelación de reserva de alojamientos, pero también ha recibido incluso consultas sobre el régimen de visitas en el caso de custodia compartida en el seno de parejas divorciadas.

MADRID

También la Confederación de Consumidores y Usuarios (CECU) reconoció en Madrid un “incremento importante” de todas las reclamaciones derivadas directamente de la nevada así como las relacionadas con la recogida de basuras y, en un primer momento, sobre el estacionamiento regulado.

Junto a ellas, las más “significativas” han sido las vinculadas a la congelación de tuberías, las derivadas de las caídas de árboles sobre los vehículos, muros y viviendas, las cancelaciones de viajes, los retrasos en compras online y las roturas o averías de calderas, también derivadas de la congelación y las bajas temperaturas.

El presidente de CECU, Fernando Móner, reconoció que la confederación ha recibido “bastantes consultas” a través de sus organizaciones autonómicas y ha recordado a los usuarios afectados que, en el caso de cancelaciones por circunstancias climatológicas, tienen derecho a la devolución de las cantidades aportadas, aunque no a la indemnización adicional.

Fuentes de la Dirección General de Comercio y Consumo de la Comunidad de Madrid consultadas por Servimedia hicieron hincapié en que las causas meteorológicas son, por lo general, causa de fuerza mayor y, por esta razón, “exime de la indemnización por daños, aunque no de la obligación de devolución de los importes si los servicios hubieran sido cancelados por su causa”.

Como ejemplo, incidieron en que, al ser Filomena una “circunstancia extraordinaria” que “no hubiera podido evitarse incluso si se hubieran tomado todas las medidas razonables”, tal y como prevé la normativa europea, “exonera” de responsabilidad a las compañías aéreas.

Este organismo no ha recibido aún ninguna reclamación relacionada con el temporal, dado que, según precisaron fuentes de dicho departamento, los consumidores, con carácter general, dirigen su reclamación en un primer momento a la empresa prestadora del bien o servicio que, de conformidad con la Ley General de Defensa de los Derechos de los Consumidores y Usuarios, tiene un plazo de hasta un mes para contestar.

No obstante, sí ha recibido varias consultas sobre este asunto, a las que ha dado respuesta desde la Oficina de Atención al Consumidor, y que se refieren a cancelación de eventos, derecho a la devolución del coste del servicio de comedor y seguro escolar en guarderías por el periodo en el que no se ha prestado dicho servicio, cortes puntuales de suministro de agua, falta de información de horarios de una empresa de autobuses, cita de conciliación o cancelación y retraso de pedidos online.

Tampoco se ha presentado ninguna solicitud de arbitraje, pero las citadas fuentes afirmaron que cabría su presentación e insistieron en que, en todo caso, los consumidores pueden reclamar la devolución de los importes de los bienes que no se hayan podido entregar o por servicios que hayan sido cancelados como consecuencia del temporal, por lo que urgieron a guardar toda la documentación que acredite su contratación.

Etiquetas