Compartir en redes sociales

Ciudadanos desplazándose a sus lugares de trabajo

Coronavirus/ Política económica

25 Sep 2020

Sostienen la economía de la región y casi la mitad usa transporte público, según un estudio de la Universidad Politécnica

El 86,5% de los habitantes de las 37 zonas 'confinadas' trabaja en otras

Servimedia / Madrid

La gran mayoría de las personas con empleo que viven en zonas de la Comunidad de Madrid actualmente con restricciones de movilidad para frenar el coronavirus tiene que desplazarse a zonas 'no confinadas'. Así se desprende de un estudio realizado por el Grupo de Investigación en Arquitectura, Urbanismo y Sostenibilidad (GIAU+S) de la Universidad Politécnica de Madrid.

Este equipo de investigadores ha analizado la movilidad laboral de la población de las 37 zonas afectadas a partir de los datos de la Encuesta Domiciliaria de Movilidad de 2018 del Consorcio Regional de Transportes de Madrid.

Según ese informe, cada día se registran 222.347 viajes por motivos laborales de lunes a viernes desde viviendas situadas en las 37 zonas sanitarias básicas con restricciones de movilidad, de los cuales sólo 30.065 tiene como destino la misma área. Por tanto, el 86,5% de las personas trabajadoras 'confinadas' tiene que desplazarse a lugares 'no confinados'.

"Este resultado arroja ciertas dudas sobre la efectividad de la medida para la contención de la propagación del virus, toda vez que buena parte de la población residente en estas áreas se desplazará diariamente a desarrollar su jornada laboral en otras partes del área urbana", según los investigadores.

¿DÓNDE TRABAJAN?

El estudio indica que la población afectada por las restricciones trabaja en los principales polos de desarrollo económico de la Comunidad de Madrid, en los servicios de las zonas de rentas más altas o en actividades esenciales vinculadas a infraestructuras, equipamientos o industrias. "Se trata, así, de población trabajadora que sostiene buena parte del funcionamiento económico de la región y trabaja en áreas generalmente alejadas de su lugar de residencia", añaden.

No en vano, las zonas que reciben más de 500 viajes laborales desde las áreas incluidas en las restricciones de movilidad tienen como patrones principales ejes turísticos, comerciales y terciarios del centro de Madrid (Princesa-Gran Vía-Alcalá y Castellana-Recoletos-Prado), ejes y polos comerciales y terciarios en torno a autovías radiales y de circunvalación (Alcobendas-San Sebastián de los Reyes, Distrito Telefónica, Fuente de la Mora, Ciudad de la Imagen y Ciudad del Santander) y áreas residenciales de rentas altas y muy altas (Salamanca, Chamberí, Chamartín, Arturo Soria) o periféricas (Soto de La Moraleja, La Florida, Pozuelo-Aravaca, La Finca).

También se incluyen infraestructuras y equipamientos públicos esenciales, como hospitales (Doce de Octubre, Gregorio Marañón, Ramón y Cajal...), el Aeropuerto de Barajas, Mercamadrid, Ifema, la Universidad Autónoma de Madrid, etc., y áreas industriales del sur y el este de Madrid (Julián Camarillo, San Cristóbal, Getafe, Cobo Calleja, Vicálvaro, Humanes...).

TRANSPORTE PÚBLICO

Por otro lado, el estudio indica que, en las áreas 'confinadas', un 45,33% de los desplazamientos de casa al trabajo y viceversa se realiza en transporte público, mientras que en el conjunto de la Comunidad este porcentaje es de un 33,22%.

"La realidad funcional de un área urbana como la de Madrid, especialmente segregada social y económicamente, hace difícilmente viable la contención de la pandemia mediante restricciones parciales que no afecten a la movilidad laboral, máxime cuando éstas tienen, como es el caso, un alto coste social al ahondar las heridas de la desigualdad y la segregación socioespacial", añaden los investigadores.