Compartir en redes sociales

Inyección cosmética

Salud

30 Ene 2020

Sanidad advierte

La inyección de cosméticos en viales y ampollas puede suponer un “riesgo grave” para la salud

Servimedia / Madrid

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps) ha alertado de que la inyección de productos cosméticos que se presentan en viales y ampollas puede suponer un “riesgo grave” para la salud.

Así lo expuso en un comunicado emitido después de haber recibido, a través del Sistema Español de Cosmetovigilancia, “varias” notificaciones de reacciones adversas “de carácter grave” por inyección de productos cosméticos entre las que citó necrosis cutánea, infecciones bacterianas o granulomas.

Sanidad admitió que en los últimos años han “proliferado” los productos cosméticos que se presentan en viales y ampollas “muy similares” a los que se utilizan para los medicamentos inyectables y para otros productos que se inyectan y que no son cosméticos, como los utilizados en técnicas estéticas.

Debido a esta “semejanza” de presentación y a que estos cosméticos pueden llevar algún ingrediente, como colágeno o ácido hialurónico, presente en otros productos que se inyectan, advirtió de que se ha producido un “mal uso” de los mismos, al haberse inyectado “aun cuando en su etiquetado se incluía la advertencia de “no inyectar” o “uso tópico”’.

A este respecto, puntualizó que, de acuerdo a la legislación vigente, “no se considerará producto cosmético una sustancia o mezcla destinada a ser ingerida, inhalada, inyectada o implantada en el cuerpo humano”.

Sanidad subrayó que, antes de su salida al mercado, este tipo de productos son sometidos a una evaluación de la seguridad para la salud humana, debiendo demostrar que son “seguros para su uso normal o razonablemente previsible”. Dicha evaluación tiene en cuenta tanto el perfil toxicológico de cada uno de los ingredientes como el modo de aplicación, la información del etiquetado y la población a la que va dirigido.

“Dado que por definición los productos cosméticos, no están diseñados, elaborados ni evaluados para ser inyectados, esta práctica puede suponer un riesgo grave para la salud”, insistió la Aemps.

RECOMENDACIONES

En este contexto, la agencia insistió en que los viales y las ampollas no son una presentación “exclusiva” de productos que se inyectan y en que el hecho de que un producto se presente envasado en viales o en ampollas, incluso cuando sea estéril, “no implica necesariamente que pueda ser inyectado”.

Junto a ello, antes de someterse a cualquier procedimiento estético aconsejó informarse “adecuadamente” sobre los productos a administrar y recordó que los efectos “no deseados” que sean “atribuibles” a la utilización “normal o razonablemente previsible” de un producto se deben comunicar al Sistema Español de Cosmetovigilancia.

Tras tildar de "esencial" la colaboración de consumidores y profesionales para la detección de "potenciales" riesgos, explicó que las personas responsables, los distribuidores y los profesionales sanitarios tienen la obligación de notificar los "efectos graves no deseados” y pueden notificar voluntariamente efectos no deseados que no cumplan criterios de gravedad, resolvió la Aemps.