Compartir en redes sociales

Pavimento

Seguridad vial

28 Jul 2020

No son verdes, tampoco seguras

La mala conservación de las carreteras cuesta al año hasta 1.700 litros más de combustible a los conductores

Servimedia / Madrid

El coste del mal estado de las carreteras genera al año un incremento del consumo de combustible de entre 1.000 y 1.700 litros más. Esto, unido a otras consecuencias como el desgaste de los vehículos, se podría traducir en un “impuesto encubierto”, según declaró este martes en rueda de prensa el presidente de la Asociación Española de Carreteras (AEC), Juan Francisco Lazcano.

En la presentación del ‘Informe sobre Necesidades de Inversión en Conservación 2019-2020’ de la AEC, se apuntó que al menos se emitieron 25 millones de toneladas más de CO2 a la atmósfera en los últimos diez años, como consecuencia de la inacción de los gobiernos central y autonómicos en la conservación de las redes de carreteras a su cargo.

Desde la AEC señalaron además que las carreteras no son verdes, ni seguras y la falta de conservación está haciendo mella en las infraestructuras españolas. Hoy cuentan con una financiación de unos 1.000 millones de euros, cuando deberían estar en torno a unos 2.300 millones, como aseguró la subdirectora general técnica de la AEC, Elena de la Peña.

Y es que el abandono de las carreteras en el conjunto de las redes del Estado y Autonómica y Foral recibe la peor nota en 20 años, rozando el muy deficiente en el examen periódico que realiza la AEC cada dos años. El informe llega a calcular que esta mala conservación de las carreteras genera un déficit que no dejará de aumentar y que se sitúa ya en unos 7.500 millones de euros, un 5,7% más que hace dos años

En el marco de la redacción del anteproyecto de la ley de movilidad, el presidente de la AEC pide “tomar conciencia” y “consenso político” para asegurar el buen estado de la red viaria, que califica como un servicio público esencial. Apunta que el gasto social no va a dejar de crecer y que, por tanto, “se hace evidente que tiene que arbitrarse un sistema de financiación propio”.