Compartir en redes sociales

Imagen de La 2 Noticias

Medios de comunicación

12 Nov 2020

Las redes sociales son las favoritas de los jóvenes de menos de 30 años

La televisión sigue siendo la principal fuente de información, sobre todo para los mayores

Redacción / Madrid

Los mayores de sesenta años se informan muy mayoritariamente (78 por ciento) a través de la televisión, seguida de los periódicos digitales (48 por ciento) y, en tercer lugar, por la radio (45 por ciento), según indica la encuesta 'GAD3-Fundación Axa' para el foro ‘Periodismo 2030’.

Las redes sociales son las favoritas de los jóvenes de menos de 30 años a la hora de buscar noticias, si bien la influencia de estas redes decrece rápidamente en función de la edad de los encuestados. Apenas un 34 por ciento de los sondeados entre 50 y 60 años dice informarse por estas redes, mientras que las personas de 18 a 20 años lo hacen en un 51 por ciento, las de 30 a 39 en un 47 por ciento y las de 40 a 49 en un 43 por ciento.

En España existe un fuerte conflicto generacional en lo referente a las fuentes de información. Aunque todos los tramos de edad, un noventa por ciento, dicen estar bien informados, lo cierto es que no todos acuden a los mismos medios a la hora de buscar esta información. Y los jóvenes de entre 18 y 29 años parecen –12 por ciento frente a ocho por ciento- estar peor informados, en general, que sus mayores.

Los jóvenes ven algo menos la televisión, acuden más a las redes sociales para informarse y leen menos periódicos digitales, escuchan menos la radio y leen muchos menos periódicos de papel que los mayores de entre 40 y 60 años, según la encuesta.

Este trabajo muestra que las redes sociales son las más culpadas de propagar ‘fake news’: así lo piensa un 51 por ciento de los jóvenes de entre 18 y 39 años y un 64 por ciento de los encuestados en la franja de edad de entre cuarenta y cuarenta y nueve años.

De hecho, los datos de este macrosondeo, realizado a una muestra de 4.300 personas en toda España, indican que la prensa escrita de papel prácticamente carece de clientela (algo inferior al diez por ciento) entre los ciudadanos de menos de 20 años, aunque entre los de más de 60 años tampoco pasa del 16 por ciento. Sin embargo, estos periódicos son los que mayor credibilidad merecen a los mayores (6’3 sobre diez), tras la radio (6’8), por encima de la televisión y de los portales digitales (5’9).

EL PAPEL, EN TRANSFORMACIÓN

Ello significa, según los responsables del sondeo, que los medios en papel, que se hallan en proceso de transformación, siguen teniendo un indudable futuro en el panorama mediático español, aunque en cada vez más dura pugna con los digitales y las redes sociales. Sobre todo, porque el consumidor de noticias se muestra más interesado por la información local que por ninguna otra, y es en este aspecto en el que más se centran los medios de papel: el 76 por ciento de los jóvenes de 18 a 20 años dice estar interesado por la información local, frente al casi 90 por ciento de los mayores de sesenta años.

La televisión sigue siendo la principal fuente de información en todas las edades, si bien se pasa del 49 por ciento entre los más jóvenes, de dieciocho a veinte años, a cerca del 80 por ciento entre los mayores de sesenta años. Sin embargo, la credibilidad de la televisión (5’9 sobre diez) es menor que la de la radio (6’8) y la prensa de papel (6’3).

Más de la mitad de los jóvenes (51 por ciento) se informa mayoritariamente a través de las redes sociales, seguidas de la televisión(49 por ciento) y, muy por debajo, en tercer lugar (28 por ciento), de los periódicos digitales. La prensa digital de pago no parece haber cuajado aún en ninguna franja de edad: no más del ocho por ciento de los encuestados dice acudir a estos ‘muros’ para obtener una información más en profundidad.

El foro ‘Periodismo2030’ nació el pasado mes de octubre, animado desde su inicio por más de medio centenar de informadores. Es una iniciativa independiente de partidos e instituciones, dedicada a reflexionar sobre el periodismo que se hará en la nueva era tras la pandemia, una etapa en la que habrá sensibles cambios en los modos de informar.