Compartir en redes sociales

Mujer negra

Violencia

9 Feb 2024

Según un estudio con datos de 1999 a 2020

Los homicidios a mujeres negras sextuplican los cometidos a mujeres blancas en Estados Unidos

Redacción / Madrid

Las mujeres negras en Estados Unidos tienen seis veces más probabilidades de ser víctimas de homicidio que las blancas, según un estudio con datos entre 1999 y 2020.

El análisis, publicado este viernes en la revista ‘The Lancet’, es el primero en examinar las tendencias de homicidio entre las mujeres de 25 a 44 años, edades en las que tienen más probabilidades de ser asesinadas. El informe indica que las mujeres negras tienen más riesgo de morir por homicidio con armas de fuego que sus pares blancas, particularmente en el Nordeste y el Medio Oeste.

Es bien sabido que las tasas de homicidio entre las mujeres negras en Estados Unidos son desproporcionadamente altas en comparación con las mujeres blancas y que aquellas tienden a ser asesinadas a edades más tempranas y en tasas más altas que otras mujeres, incluidas las nativas americanas. A pesar de esto, los datos sobre las disparidades siguen siendo limitados.

“Como académica cuya investigación examina la violencia de pareja, sé desde hace mucho tiempo que existen disparidades en las tasas de homicidio entre mujeres blancas y negras. Descubrir el hecho de que las mujeres negras son asesinadas en tasas de hasta 20 a 1 en algunos Estados es desgarrador y subraya la necesidad urgente de realizar cambios estructurales sustanciales”, según Bernadine Waller, autora principal del artículo y miembro del Departamento de Psiquiatría del Centro Médico Irving de la Universidad de Columbia.

La evidencia reciente sugiere que existe un fuerte vínculo entre las tasas de homicidio más altas y los efectos de desigualdades raciales profundamente arraigadas en Estados Unidos, que se manifiestan a través de factores como el nivel educativo, el desempleo y la distribución de la riqueza.

Esto sugiere que las medidas para reducir el racismo estructural en Estados Unidos podrían ayudar a prevenir tasas elevadas de homicidio entre las mujeres negras. Comprender cómo cambian las disparidades en las tasas de homicidio a lo largo del tiempo a nivel estatal y regional puede ayudar a identificar áreas donde la intervención es más necesaria.

DATOS DE SALUD PÚBLICA

Para abordar esta brecha de conocimiento, los autores utilizaron datos de salud pública para llevar a cabo un análisis transversal de las tasas de mortalidad por homicidio de mujeres blancas y negras en Estados Unidos entre 1999 y 2020. El análisis se centró en mujeres de 25 a 44 años en 30 Estados con suficientes homicidios (más de nueve en cualquier año) para el análisis.

Los resultados se produjeron para cinco periodos: 1999-2003, 2004-2008, 2009-2013, 2014-2018 y 2019-2020. Se analizó el método de homicidio en cuatro regiones del país: sur, medio oeste, oeste y noreste.

Los hallazgos indican que, en general, las mujeres negras tuvieron tasas de homicidio más altas en comparación con las blancas entre 1999 y 2020 (11,6 por cada 100.000 habitantes en 2020, frente a 3 por cada 100.000).

Esto prácticamente no cambió desde 1999, cuando la tasa entre las mujeres negras era de 11,6 por 100.000 en comparación con 2,9 por 100.000 entre las blancas.

Las disparidades en las tasas de homicidio disminuyeron entre 1999 y 2013, aumentaron desde entonces hasta 2020.

Las tasas de homicidio entre las mujeres negras fueron más altas que las de las blancas durante todos los lustros y en todos los Estados analizados. En general, las mayores disparidades se produjeron en el Medio Oeste, donde las mujeres negras en 2020 tenían siete veces más probabilidades de ser asesinadas que las mujeres blancas.

Las mayores desigualdades en las tasas de homicidio se produjeron en Wisconsin en 2019 y 2020, cuando las mujeres negras tenían 20 veces más probabilidades de ser asesinadas que las blancas.

BAJO NIVEL SOCIOECONÓMICO

En particular, los Estados con las mayores disparidades en las tasas de homicidio se encontraban en partes del país con una alta proporción de personas de bajo nivel socioeconómico que vivían juntas.

Estas áreas también tienden a tener historias de esclavitud y linchamientos, y son lugares donde tuvieron lugar protestas especialmente tensas de Black Lives Matter en el apogeo de la pandemia de covid-19.

Sin embargo, también hay muchos factores subyacentes involucrados, como el género (los hombres son más a menudo responsables de la violencia de pareja y los tiroteos), pero estos no fueron investigados en el estudio.

“Nuestros hallazgos indican que las mayores desigualdades se encuentran en las áreas del país donde la desventaja concentrada es pronunciada. Por lo tanto, es imperativo centrarse en el legado duradero del racismo estructural histórico en Estados Unidos”, subraya Victoria A. Joseph, coautora del estudio y analista de datos en la Escuela Mailman de Epidemiología de Salud Pública en la Universidad de Columbia.

Por otro lado, el análisis indica que las mujeres, en general, tuvieron 2,44 más probabilidades de morir por armas de fuego en 2019 y 2020 en comparación con el periodo entre 1999 y 2003. Sin embargo, el riesgo entre las mujeres negras era 1,38 veces superior al de las blancas.

“Los datos disponibles indican que los homicidios en Estados Unidos continuaron aumentando en muchas zonas del país durante la pandemia de covid-19, que también se cruzó con protestas nacionales generalizadas tras el asesinato de George Floyd”, apunta Katherine Keyes, profesora de Epidemiología en la Escuela de Salud Pública Mailman de la Universidad de Columbia.