Compartir en redes sociales

Los judokas

Competición

20 Feb 2024

Y sumaron puntos en su camino hacia los Juegos Paralímpicos de París 2024

Marta Arce y Daniel Gavilán ganan el bronce en el Grand Prix de Judo de Heidelberg

Redacción / Madrid

Los judokas con discapacidad visual Marta Arce y Daniel Gavilán han logrado la medalla de bronce en el Grand Prix de Heidelberg (Alemania), donde sumaron puntos en su camino hacia los Juegos Paralímpicos de París 2024. La competición se celebró este fin de semana, según informó este lunes la Federación Española de Deportes para Ciegos (FEDC).

Arce (-57 kilos en la categoría J2) ganó por ‘ippon’ en la primera ronda a la británica Emily Betts. En cuartos de final hizo lo propio ante la brasileña Lucía Araújo y perdió en semifinales por ‘ippon’ contra la japonesa Junko Hirose.

En el combate por la medalla de bronce ante la japonesa Hiroko Kudo, la vallisoletana venció por ‘ippon’, con lo que añadió puntos a su ranking en la carrera por conseguir la clasificación para los Juegos Paralímpicos de París 2024.

Por su parte, Daniel Gavilán (-60 kilos en la categoría J2) comenzó el torneo perdiendo ante el argelino Ishak Ouldkouider. En la repesca, el judoka madrileño se impuso al japonés Xu Zhao y al surcoreano Min Jae Lee, lo que le valió para colgarse la medalla de bronce.

Además, otros dos judokas españoles participaron en Heidelberg: Sergio Ibáñez y María Manzanero. Ambos no pudieron pasar de la primera ronda y perdieron sus opciones de conquistar alguna medalla.

Las próximas citas internacionales para los judokas españoles tendrán lugar en abril en Antalya (Turquía) y en mayo en Tiblisi (Georgia).

MÍNIMAS ADAPTACIONES

El judo es uno de los deportes con menos modificaciones para personas ciegas y solo es preciso que los combates se inicien con los dos deportistas agarrados. Si se sueltan, el árbitro detiene la lucha para que los deportistas vuelvan a cogerse.

Actualmente, existen dos categorías de competición: J1 (ciegos) y J2 (discapacidad visual). Hay mínimas modificaciones entre ellas. Por ejemplo, el acceso con asistencia al tatami o en cuanto al indicativo de la vestimenta.

Con esta nueva normativa, aprobada tras los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020, los judokas J1 y J2 no compiten entre ellos, a menos que no haya suficientes participantes, por lo que pueden hacerlo de mutuo acuerdo.

Existen también modificaciones relativas a la forma en que los árbitros transmiten las señales a los deportistas, ya que no pueden hacer por gestos, tal y como se hace habitualmente.

Además, en este deporte existe una alta participación de personas con sordoceguera, por lo que la forma de dar los avisos también está adaptada al tacto y recogida en el reglamento.