Compartir en redes sociales

Cartelería con la imagen corporativa de la confederación | Foto de Salud Mental España

Día de los Derechos Humanos

7 Dic 2023

Para dar a conocer la realidad que viven las personas con problemas de salud mental que son atendidas en el ámbito sanitario

Salud Mental España lanza #DerechoANuestrosDerechos para denunciar la coerción que sufren estas personas en el ámbito sanitario

Servimedia / Madrid

La Confederación Salud Mental España ha lanzado, como cada año, la campaña #DerechoANuestrosDerechos para dar a conocer la realidad que viven las personas con problemas de salud mental que son atendidas en el ámbito sanitario y que, advirtió, “todos los días, sufren vulneraciones de derechos” como contenciones físicas y químicas, aislamiento o falta de información acerca de su tratamiento y de las opciones terapéuticas.

Así lo denunció este jueves en un comunicado en el que explicó que la campaña, lanzada coincidiendo con el Día de los Derechos Humanos, que se celebra el próximo domingo, cuenta con financiación del Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 e incluye cinco vídeos en los que se recogen testimonios en primera persona que relatan las “vulneraciones” sufridas por los tres participantes.

En uno de esos vídeos, la presidenta de la Federació Salut Mental Catalunya, Mercè Torrentallé, subrayó que los pacientes “entran para curarse y salen con un trauma mayor y eso no se puede permitir” y explicó, además, en detalle las vulneraciones que ha sufrido en sus ingresos hospitalarios, afirmando que, en ellos, “acostumbras a estar aislada, contenida de pies y manos y con contención química y física”. “Eso significa que las contenciones químicas te laxan y estás en la cama con pañales, laxada y, si eres mujer, muchas veces te viene la menstruación. Y en estas condiciones, no puedes pedir ayuda porque, si estás atada de pies y manos, no puedes coger el timbre”, abundó, para instar a “imaginar si eso no es un acto de tortura”.

“Tú no sabes quién ha ordenado que te aten, cuando tendría que ser por una causa judicial, que lo ordenara un juez. Pero no te avisan si tienes derechos. Simplemente, llegas a un hospital, te cogen, te atan y muchas veces la familia tiene problemas porque no sabe qué tratamiento o qué contención están llevando a su familiar”, lamentó.

Ante estas “vulneraciones de derechos”, la presidenta de Salut Mental Catalunya propone la implementación del documento de voluntades anticipadas, convencida de que, si ella “hubiera pactado el tratamiento, muchos profesionales de urgencias lo agradecerían, porque cuando la persona está en brote, llega al hospital, nadie conoce sus necesidades y nadie conoce sus voluntades”.

EL SUCESO VIENE A LA MEMORIA

En la misma línea, la socia de la Associació Salut Mental Pallars Contxi García de Marina, admitió que, a pesar de haber pasado 15 años desde su última contención, en ocasiones el suceso viene a su memoria y lo revive.

“Estaba fumando y a la vez estaba haciendo crucigramas y me puse nerviosa porque no me salía y tiré la revista al suelo y estaba presente un enfermero. Sale de la sala y al poco rato vienen tres más, tres armarios, tres gorilas. Me cogen, me arrastran y me meten en una habitación y me empezaron a atar”, contó García de Marina, que en aquella ocasión pasó dos días atada a la cama.

“Ya me dirás dónde está la violencia, dónde está la agresividad. Yo no la veo por ningún lado”, lamentó, al tiempo que denunció que el argumento que suele emplearse para realizar una contención mecánica, que la persona es un peligro para sí misma o para los demás, no se cumplió en su caso y que a ella la “ataron y contuvieron por chorradas”.

García de Marina también hizo hincapié en la “sobremedicación” durante los ingresos, convencida de que, tras “la primera vista con tu psiquiatra, de golpe y porrazo, te hincha a pastillas”. “A lo mejor tomabas antes tres o cuatro y a mí me han llegado a poner hasta 17 pastillas en cosa de dos o tres días y, para mí, eso significa que los pacientes, con tanta sobremedicación, vayamos zombis perdidos, súper sedados, yendo por los pasillos arrastrando los pies” con el fin de "no causar problemas".

Por su parte, el vocal de la Junta Directiva de la Federació Salut Mental Catalunya y representante del Comité Pro Salud Mental En Primera Persona de la Confederación, Francisco Rubio Chuan, aseguró que las prácticas coercitivas “no son incidencias, es práctica habitual en todo el territorio español”, al tiempo que urgió a “preguntarnos por qué esa práctica habitual es así”.

“Sé lo que he sufrido yo. Sé por qué me hice activista en salud mental y empecé a dar la cara sin miedo y sin miedo a las represalias, porque en mi territorio sigue siendo el mismo proveedor de servicios sanitarios el que hace esas prácticas y, si tengo que recurrir a ellos, evidentemente igual no soy muy bien tratado. Pero creo que tenemos que hacerlo por un bien general de la sociedad”, apostilló.

En este contexto, criticó la “invisibilidad” a la que la persona se ve sometida durante los ingresos y aseguró que, en su caso, se dio cuenta de que “era un mero objeto y el que estaba hablando era el médico”, con su hermana mayor, en este caso.

REIVINDICACIONES

Por todo ello, frente a la coerción y contenciones físicas, mecánicas y químicas en centros sanitarios, la confederación reclamó tender a ‘contenciones cero’, una atención personalizada e individualizada y la formación de los profesionales.

Ante la reclusión, el aislamiento y la falta de privacidad que se da en los ingresos involuntarios, demandó un ambiente “terapéutico y tranquilizador” que promueva relaciones de confianza, limitar el uso de cámaras de vigilancia, eliminar las restricciones punitivas, facilitar la comunicación con seres queridos y posibilitar la higiene íntima.

Asimismo, frente a la “medicación forzosa y sobremedicación”, reclamó la "humanización" de los tratamientos, “empatía y escucha activa”, así como planes “individualizados” de atención y apoyo domiciliario y la participación de las personas en su propio tratamiento.

Por último, ante la falta de información y de participación en la toma de decisiones, exigió diseñar sistemas de apoyos individualizados e informar y fomentar la participación de las personas en la toma de decisiones.

Salud Mental España reivindicó “un trato digno y humano a todas las personas” y recordó que pueden denunciar las “vulneraciones” que sufren por causa de un problema de salud mental en el Observatorio Estatal de Salud Mental, Derechos e Igualdad, una iniciativa pionera cuya función principal es “orientar de forma gratuita acerca de cómo actuar en caso de sufrir dichas vulneraciones”.

El Observatorio funciona a partir de la web www.observatorioderechossaludmental.org que se ha habilitado específicamente y en la que, además, se puede consultar información sobre derechos humanos en el ámbito de la discapacidad, de forma que la persona conozca si está sufriendo algún tipo de vulneración debido a su problema de salud mental.

Esta iniciativa cuenta con la colaboración del Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030.